El Estrella Roja campeón de Europa en 1991

En la primavera de 1991, la República Federal Socialista de Yugoslavia, todavía vigente, estaba dando sus últimos coletazos de vida. Los episodios más significativos de esos meses formaban parte de la misma trayectoria que en los últimos años, los que acabarían desembocando en el fin de Yugoslavia a comienzos del verano de ese mismo año.

El 9 de marzo de 1991 se llevaron a cabo varias manifestaciones contra Slobodan Milošević (el presidente de Serbia) en Belgrado, pero los policías y los militares salieron a las calles con órdenes de restablecer el orden, dos personas murieron. A finales de marzo de 1991, el incidente en Plitvice Lakes fue uno de los primeros indicios de la guerra abierta en Croacia. El Ejército Civil Yugoslavo (JNA), cuyos oficiales superiores eran principalmente serbios, se mantuvo neutral, pero a medida que fue pasando el tiempo se fue involucrando cada vez más en las políticas del estado.

Logo Estrella Roja

El 1 de abril de 1991, la SAO Krajina (una de las regiones de Croacia con mayoría de población serbia) declaró que se separaría de Croacia. La otra comunidad significativa dominada por los serbios en el este de Croacia (Eslavonia) anunció que también se uniría a la SAO Krajina. Zagreb tenía, en ese momento, problemas relacionados con impuestos a Belgrado, y las entidades serbo-croatas decidieron, como respuesta, dejar de pagarle impuestos a Zagreb.

Contemporáneamente, un equipo yugoslavo, un equipo serbio, estaba jugándose la posibilidad de convertirse en el mejor equipo de los eslavos del sur de todos los tiempos.

1zx7590

A mediados de los años 80, el club tenía una trayectoria irregular, con sólo un título de Liga (1984) en seis temporadas. Se emprende entonces una política de fichajes jóvenes para buscar el dominio en el fútbol yugoslavo y poder competir con garantías en la Copa de Europa. En 1987 llegan Prosinecki y Sabanadzovic; en 1988 Pancev y Najdoski; en 1989 Savicevic, Belodedici y Jugovic; en 1990 Mihajlovic; estos jugadores, junto al veterano Stojanovic bajo palos, conformaron la columna vertebral del Estrella Roja de la temporada 90-91. Campeón de Liga en 1988 y en 1990, y de la Copa Yugoslava en 1990. El objetivo de dominar el fútbol yugoslavo se había conseguido.

En la dirección técnica, hubo sin embargo un baile de técnicos, primero, Velibor Vasovic ocupó el banquillo entre 1986 y 1988; Branko Stankovic en la 88-89; Dragoslav Sekularac en la 89-90. Para la 90-91 se fichó a Ljupko Petrovic, procedente de la FK Vojvodina, que había sido campeona de Liga en 1989. A pesar de los vaivenes en el banquillo, el estilo de juego permaneció invariable, y suponía una atractiva manera de entender el fútbol, con Prosinecki como director de orquesta. En cuanto a la trayectoria europea del equipo, hablar del Estrella Roja de esta época obliga a referirse a una de las grandes vergüenzas de la UEFA, una de esas injusticias que se sacan los organismos oficiales de vez en cuando.

1991-redstar-foto01

En la 2ª ronda de la Copa de Europa de la 88-89, el conjunto yugoslavo se enfrentaba al A.C. Milan de Arrigo Sacchi. En la ida, disputada en San Siro el día 26 de octubre de 1988, el Estrella Roja logró un valioso empate a 1. La vuelta se disputaría el 9 de noviembre en Belgrado. En el minuto 50 Savicevic marcaba el 1-0. Quince minutos después, el árbitro, el alemán Dieter Pauly, decreta la suspensión del partido por la espesa niebla que había, que impedía la continuación del encuentro. Hasta aquí todo normal. El partido se jugaría al día siguiente, cabría pensar, desde el minuto 65 y con 1-0 en el marcador.

Incomprensiblemente se decretó la repetición del partido completo, desde el primer minuto, y por supuesto, sin que el gol de Savicevic del día anterior valiese para nada. En la repetición, Van Basten adelantó al Milan en el minuto 34, pero cuatro minutos más tarde, Stojkovic puso el empate, que sería definitivo. En la tanda de penalties, Savicevic y Mrkela fallaron sus lanzamientos y el Milan pasó a cuartos de final.

Estrella-Roja-Marsella

La siguiente aparición del equipo de los “Crveno-beli” (Rojiblancos) en la máxima competición europea sería ya en la temporada 90-91. En primera ronda, 1-1 en casa ante el Grasshopper suizo, para luego aplastar al equipo local en Zúrich, ganando por 1-4. En octavos de final se enfrentarían al Glasgow Rangers, 3-0 en casa en la ida, 1-1 en la vuelta, disputada en Ibrox Park. En cuartos de final , el Dynamo de Dresde no fue rival. 3-0 en casa, 1-2 en la vuelta (en partido que al final se daría por ganado al Estrella Roja por 0-3, debido a los disturbios protagonizados por la hinchada alemana, que supusieron la paralización del partido a falta de diez minutos para el final).

El 10 de abril de 1991, en el Olímpico de Múnich, se enfrentaban el Bayern y el Estrella Roja en el partido de ida de las semifinales. en el minuto 22 Roland Wohlfarth adelantó a los bávaros, pero Pancev al borde del descanso, y Savicevic en el 70, remontaron. 1-2 al final.

Estrella Roja Copa de Europa

Dos semanas después, el Estadio Estrella Roja de Belgrado, más conocido como ‘Pequeño Maracaná’, albergaba un partido histórico. Mihajlovic adelantó al equipo local en el 25. Sin embargo, el Bayern devolvió la moneda de la ida, remontando el partido en cinco minutos, con goles de Augenthaler y Bender, ya en la segunda mitad. El Estrella Roja se lanzó arriba, y fue el propio Augenthaler el que marcó, en propia puerta, el empate a 2 definitivo que daba el pase al equipo serbio, en el minuto 90. El Estrella Roja estaría en la final de la Copa de Europa en Bari.

Y por fin, 25 años después, un conjunto yugoslavo se colaba en la final de la máxima competición continental (antes lo había logrado el Partizán de Belgrado, el eterno rival del Estrella Roja, en 1966). El rival sería el Olympique de Marsella, otro gran conjunto de la época. El 29 de mayo de 1991, en el estadio San Nicola de Bari (Italia), tenía lugar la gran final. El Estrella Roja jugó con los inolvidables Stojanovic; Sabanadzovic, Najdoski, Marovic, Belodedici; Mihajlovic, Prosinecki, Jugovic, Binic; Pancev y Savicevic. Durante el encuentro los dos equipos mostraban el respeto al rival propio de la ocasión, y el Estrella Roja, sobre todo, llevó a cabo un partido prudente y defensivo. El 0-0 final abocaba a la tanda de penalties.

1991Dinamo-Drezden

Y si dos años y medio antes la suerte había dado la espalda al equipo yugoslavo ante el A.C. Milan, esta vez la moneda caería de cara. Manuel Amoros falló su lanzamiento, y los demás anotaron todos, llegando al 5-3 definitivo. El Estrella Roja era campeón de Europa. También ganó la Liga Yugoslava de esa temporada.

Un equipo joven, valiente, justo campeón del torneo, y que siempre quedará en el recuerdo de los hinchas del fútbol. El inicio de las Guerras de Independencia Yugoslavas (1991-1995) pondría fin a este eterno equipo.

Vídeo-resumen de la final de la Copa de Europa de 1991 disputada en el estadio San Nicola de Bari (Italia), en donde los “Crveno-beli” (Rojiblancos) se impusieron, y entraron en las páginas de oro de la historia del fútbol;

Anuncios

3 comentarios en “El Estrella Roja campeón de Europa en 1991

  1. Un grandísimo equipo. Una pena que no estaba en plantilla ya el capitán y jefe absoluto del equipo los anteriores años, el gran Dragan Stojkovic, aunque curiosamente sí que jugó el partido con la camiseta del Olympique e incluso se negó a tirar uno de los penalties porque según él “si lo meto no puedo volver a mi país y si lo fallo me matan los hinchas marselleses”. Por suerte sí la ganó años después ante el Milán, pero entonces ya no contaba para su técnico y no disputó ni un minuto.

    A pesar de no tener el gran equipo de los 90, el Estrella Roja de los 80 tuvo muy buenos equipos. Personalmente recuerdo ver (en diferido, claro) una eliminatoria contra el Real Madrid fabulosa en la que además del mencionado Stojkovic destacaba sobremanera Milan Jankovic, el hermano de nuestro querido Janko (y tío de la no menos querida muchacha que solemos ver en el Tartiere), tanto que el Madrid lo fichó al año siguiente. No explotó del todo, pero era un mediocentro extraordinario, con una clase tremenda. En esa eliminatoria el Estrella Roja había ganado 4-2 en la ida y en la vuelta en el Bernabéu Benhakker sacó en su once titular a Juanito, Valdano, Hugo Sánchez, Butragueño, Gordillo y Míchel. Vamos, sin medio campo. Remontaron, claro. Era otro fútbol.

  2. Tras mirarlo, tengo que rectificar: Milan Jankovic no tiene ningún parentesco con nuestro Janko (y supongo que tampoco con nuestra compañera de fondo, aunque habría que preguntárselo a la madre para estar seguros), de hecho Milan es serbio. Siempre había tenido la idea desde pequeño que eran hermanos, joder.

    PD: Completamente de acuerdo, aquello era fútbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s