Estadio de Altabix, Elche

Elche es una ciudad y municipio español situado en la provincia de Alicante, en la Comunidad Valenciana (España). Es capital de la comarca del Bajo Vinalopó, a orillas del río Vinalopó. La población total en el municipio alcanza los 230.224 habitantes, mientras que la población del casco urbano es de 189.316; así, es la tercera ciudad más poblada de la Comunidad Valenciana, siendo la segunda de la provincia de Alicante. La historia de la ciudad de Elche comienza en el siglo V a. C. cuando fue fundada la ciudad ibera de Ilici. Con la llegada de los romanos, se desarrolló un proceso de formación de una colonia poblada con veteranos de las Guerras Cántabras, que pasaría a llamarse Colonia Iulia Illici Augusta, en torno al año 26 a.C.

Bajo el dominio musulmán en la Edad Media, la ciudad se estableció en su emplazamiento actual. A raíz de la conquista cristiana, alrededor del año 1250, la ciudad pasó a la Corona de Castilla. En el año 1265 los musulmanes fueron expulsados de la ciudad tras una rebelión y, en 1305, Elche fue cedida al Reino de Valencia. Durante el reinado de Amadeo I en 1871, el monarca le otorgó el título de Ciudad, tras una visita a la villa. Durante los años 60 y 70 del siglo XX, la ciudad experimentó un fuerte aumento de población ligado a la industrialización, que convertiría a Elche en uno de los principales productores de calzado de Europa.

principal-imagen-es

El Elche Club de Fútbol es el club de fútbol de la ciudad de Elche. En la actualidad compite en Primera División. Fue fundado en 1922, con la unión de varios clubes de la ciudad, entre ellos el Illice, el Sporting y el Gimnástica de Elche. Los ilicitanos tuvieron una época dorada allá por los años 60 y 70 en la que no sólo se codeaban con los grandes del fútbol español, sino que mantuvieron una línea de cierta brillantez y se convirtieron por méritos propios en un fijo de la máxima categoría. Fueron años de estabilidad y buena gestión en los que el Elche, junto a equipos como Córdoba, Sabadell o Pontevedra conformaban un poker de modestos que plataban cara a los grandes clubes de siempre.

El actual estadio del Elche, C.F. es el Manuel Martínez Valero, sin embargo, el estadio histórico, y durante 50 años (1926-1976), del Elche fue el Campo de Altabix, a 1 kilométro de los actuales terrenos de juego “franjiverdes”. Anteriormente se había peregrinado por otros campos como El Clot (1910), Reina Victoria (1914), Cementerio (1922) y don Jeremías (1923). Se jugó en Altabix medio siglo (exactamente 53 años), y en él se vivió la etapa dorada del club, pero hay que decir que Altabix no era propiedad del Elche, C.F., se pagó alquiler durante muchos años hasta que finalmente se compró en propiedad.

005

Estaba ubicado en el barrio de Elche denominado Altabix, de ahí el nombre del estadio. Se inauguró el 17 de octubre de 1926 con un partido amistoso entre el Elche, C.F. y el Levante Unión Deportiva que terminó con empate a dos goles. Fue el estadio oficial del Elche C.F. hasta la inauguración, el 8 de septiembre de 1976, del Nuevo Estadio del Elche Club de Fútbol (denominado años después Estadio Martínez Valero, el actual estadio de los ilicitanos). En el Campo de Altabix, el Elche, C.F. disfrutó de su mejor época futbolística, ganando partidos contra grandes equipos, gracias a la ventaja que les daba una grada muy pegada al campo, tanto que se le podía tocar la cabeza al linier.

En el viejo estadio de Altabix se vivieron muchos momentos dorados, pero fue posiblemente en la Copa (entonces “del Generalísimo”) de la temporada 1968-69 donde los “franjiverdes” llegaron a su cota más alta al alcanzar la final del torneo, que se celebró el 15 de junio de 1969 en el Santiago Bernabéu; el rival fue el club que por entonces era el “rey copero” por excelencia, el Athletic Club de Bilbao de los Iribar, Sáez, Uriarte, Clemente, Rojo, Larrauri, etc, que solamente se pudo imponer a falta de 8 minutos para acabar el encuentro gracias a un gol de Antón Arieta, que por entonces era el dueño del número 9 de la Selección Española. Para alcanzar la final el Elche había tenido que eliminar a tres equipos de primera;  Pontevedra, Valencia y Real Sociedad.

img379

Otros hitos sucedieron el el viejo estadio de Altabix; por ejemplo, en la temporada 59-60 el Elche, C.F. debuta en la Primera División de España. En la temporada 63-64 y por primera vez en su historia, el club ilicitano lidera la clasificación de Primera División temporalmente. Entrenados por Heriberto Herrera, que posteriormente ficharía por la Juventus italiana, el equipo finaliza en quinta posición, la mejor clasificación de la historia de la entidad ilicitana. Además de los triunfos en liga del primer equipo, cabe destacar el del filial del club, el Deportivo Ilicitano el cual en la temporada 67-68 asciende a Segunda División.

Altabix se convirtió en aquellos años en uno de los estadios referencia del fútbol español, un coliseo que se erigió en una verdadera pesadilla para los equipos grandes, un ejemplo de ello serían los enfrentamientos Elche, C.F.-R. Madrid; para el conjunto blanco, cada visita prácticamente era señalada como un lugar donde dejarse puntos. En los quince enfrentamientos que se disputaron en el antiguo feudo del Elche, el Real Madrid tan sólo consiguió cinco victorias, por otras tantas del Elche y otros tantos empates, lo que supone que el conjunto blanco solía tropezar en sus visitas al conjunto ilicitano. Partidos muy físicos y peleados, en el que mucho tenía que trabajar el conjunto merengue si quería sacar algo positivo, dado que aquella unión entre equipo, hinchada y feudo, tan indispensable para los equipos pequeños, resultaba determinante en el buen hacer de los ilicitanos ante los madridistas aquellos años.

ELCHE-ESPAÑOL (2-1) 1965

Jugadores como Lezcano, Oviedo, Heredia, Gómez Voglino o Palomares se convirtieron en el terror blanco, un conjunto que se sentía muy incómodo en Altabix y siendo incapaz frenar al equipo ilicitano: en las temporadas 63-64 (2-0), 65-66 (1-0), 68-69 (1-0), 73-74 (1-0) y 74-75 (1-0), el Elche sumó sus partidos ante el Madrid por victorias, sumando incluso seis temporadas consecutivas sin perder ante los blancos (de 1963 a 1969). Sin embargo, en 1976 los franjiverdes se mudaron al Martínez Valero, donde el bagaje es favorable a los blancos en los cinco choques disputados: tres victorias y un empate, por una sola derrota, la última, en la temporada 77-78 (en la temporada 2013-14 el R.Madrid venció en un polémico encuentro por 1-2).

En la temporada 70-71 y tras doce temporadas en Primera División, el club pierde la categoría y desciende, dos años más tarde al finalizar la temporada 72-73 se consigue el ascenso. Pero en la 77-78 de nuevo se desciende a Segunda División. Una fecha importante en la historia de la entidad franjiverde es la del 8 de septiembre de 1976 en la que se inaugura el Nuevo Estadio del Elche Club de Fútbol, que más tarde se denominaría Estadio Martínez Valero.

8460339057_b0d7e5c515_o
El equipo, por entonces, empezaría a disputar sus encuentros en las instalaciones del Nuevo Estadio del Elche, C.F. y el lugar del viejo estadio de Altabix sería destinado a la construcción de viviendas. Terminaba así todo un icono del Elche, C.F. que desde su inauguración por José Ferrández Ripoll, ex alcalde de la ciudad y presidente del Club, en 1926, había visto pasar por su campo multitud de equipos nacionales e internacionales, en plena edad dorada del Elche, C.F., así como haber acogido también los partidos del Club Deportivo Ilicitano (el filial “franjiverde”). Debido a las limitaciones del histórico campo, se construye el nuevo, acorde con las exigencias de Primera División en cuanto a aforo.

El último partido jugado en Altabix fue en la XVII Festa d’ Elx, un 18 de agosto de 1978, ante el histórico equipo portugués del Os Belenenses. Hasta la fecha final de demolición, el lugar sería destinado a mítines políticos y reuniones sindicales del sector industrial del zapato. El 26 de junio de 1980, el solar era vendido a una empresa constructora de Carcaixent, comenzando el 14 de septiembre del año siguiente las obras y demolición del histórico feudo ilicitano.

n_pontevedra_cf_varios-366087

Vídeo de uno de los últimos partidos disputados en el Campo de Altabix, con victoria por 3 a 1 del Elche, C.F. sobre el Athletic Club de Bilbao, la cual otorgaba la permanencia en Primera División al conjunto “franjiverde”. En el vídeo se puede apreciar el vetusto estadio que se situaba en el barrio de Altabix, inaugurado en 1926, y que fue el estadio del Elche, C.F. hasta la construcción del Nuevo Estadio del Elche, C.F. en 1976, denominado actualmente Estadio Manuel Martínez Valero;

“La Primera Delantera Eléctrica”, el R. Oviedo de los primeros años 30

Hace unos días este blog cumplía su primer año de vida, que mejor homenaje que dedicar esta entrada a nuestro equipo, a nuestra ciudad. Esta es la historia de uno de los mejores equipos que ha habido en Oviedo, en Asturias y en España; “La Primera Delantera Eléctrica” del R.Oviedo.

Oviedo, es la capital de Asturias. Teniendo en la actualidad 225.000 habitantes dentro de su concejo. Su origen se remonta a la Alta Edad Media (siglo VIII), o incluso antes. Asimismo es un concejo asturiano cuya capital es la ciudad del mismo nombre, Oviedo, y una parroquia de dicho concejo, que comprende a Oviedo capital. La historia milenaria de la ciudad de Oviedo está ligada a su papel de capital de Asturias: primero del Reino Astur, y después del Principado, más tarde de la provincia y, finalmente, de la Autonomía. La historia de la ciudad de Oviedo es la de un cruce de caminos, la de un punto clave en la historia del norte de la Península y de la Europa medieval. El Camino de Santiago y la Ruta de la Plata tienen en Oviedo un jalón capital de ambas rutas que contemplan ya una historia milenaria.

escudo-real-oviedo

La historia del fútbol en la ciudad de Oviedo comienza como la de muchos otros sitios: con el retorno de estudiantes de clases adineradas que cursaban sus estudios en Inglaterra, donde habían practicado un novedoso juego de equipo llamado “foot-ball”. En 1903, se forman los primeros equipos que juegan partidos de exhibición en el Campo de Maniobras de Llamaquique ante otros clubes de Gijón y Avilés. Pero estos equipos no pasarán de ahí.

El primer equipo representativo de la ciudad se funda en 1914: el Real Stadium Club Ovetense. En 1919 se funda el segundo club de la ciudad: el Real Club Deportivo Oviedo. Desde el comienzo, se crea una gran rivalidad en la ciudad entre este club, tenido por el club de las clases pudientes, y el Stadium Ovetense, representativo de las clases populares. A pesar de todo, el Stadium Ovetense siempre está por encima del Deportivo Oviedo. Por aquella época la principal competición futbolística española era la Copa del Rey. Participaban en ella los ganadores de los campeonatos regionales, torneos que se disputaban previamente, entre ellos el Campeonato Regional de Asturias. El primer gran triunfo llega de la mano del Stadium que, en 1925, consigue proclamarse campeón de Asturias y juega la Copa del Rey de 1925, donde queda apeado en cuartos de final. El siguiente año es un desastre para ambos equipos de Oviedo, por lo que rápidamente se vio la conveniencia de fusionar ambos para dar lugar a un club más poderoso.

debutprimera

El gran portero del Stadium Ovetense, Óscar Álvarez, medió ante ambas directivas para conseguir llegar a un acuerdo. El 14 de marzo de 1926 se reunieron los dirigentes de ambos clubes para fijar las condiciones del acuerdo; el 26 de marzo se volvieron a reunir para dar su acuerdo final, fecha que se tiene por la de fundación del nuevo club y, finalmente, se firma el acta de fusión el 26 de abril. En estas reuniones se determinó, aparte de los estatutos del nuevo club, que el color de la camiseta sería el azul y que en el escudo figuraría la Cruz de los Ángeles, símbolos ambos de la ciudad.

El primer partido del Real Oviedo se juega en el estadio Vetusta del Stadium Ovetense (situado en el barrio de Fozaneldi) frente al Arenas Club de Guecho, uno de los equipos más fuertes del momento. El Real Oviedo perdió por 2-6. La formación del primer Real Oviedo de la historia es la que sigue: Óscar Álvarez; Comas, Trucha; Justo, Mieres, Obdulio; Tiesu, Emilio Menéndez, Ángel Avilesu, Barril y Pepín. Unos pocos años después se formaría en el histórico club carbayón la que sería una de las delanteras más conocidas del mundo balompédico español; “La Primera Delantera Eléctrica” del R. Oviedo y del fútbol español.

equipo1930-31

Casuco, Gallart, Lángara, Galé e Inciarte. Cinco nombres propios, una delantera histórica, “La Eléctrica”, su legado: dos temporadas, 34 partidos, 101 goles. A esa leyenda le sucedería meses después una aún mayor; la de una regla mnemotécnica en forma de oración corta, de fácil recuerdo, que mayores y pequeños recitaron (y recitan muchos en la actualidad) de memoria, con pasión y orgullo, como una tradición heredada de padres a hijos. Fue la segunda versión de La Eléctrica: Casuco, Gallart, Lángara, Herrerita y Emilín. Sus méritos: dos temporadas, apenas 54 partidos y 124 goles. Ni siquiera el odio, la muerte, o la hambruna de la Guerra Civil Española pudo acabar con los recuerdos de quienes fueron testigos de una hermandad de ángeles a los que, si les paraban los pies, les salían alas. Tenían el gol inyectado en la sangre y el azul de Oviedo en las arterias.

“La Delantera Eléctrica” era el sobrenombre con el cual fue conocida la delantera de los años 30 del Real Oviedo. Por aquella época se jugaban con 5 delanteros, por lo que en aquellos tiempos las goleadas eran muy comunes. Los cinco delanteros de “La Primera Delantera Eléctrica” del Real Oviedo serían “Casuco”, Gallart, Langara, Gale e Inciarte. En dos temporadas (31-32 y 32-33) jugando 16 y 18 partidos por cada una, marcarían un total de 101 goles, quedando ambos años máximos goleadores de la liga. Decir que en la segunda temporada el Real Oviedo conseguiría el ascenso a la Primera División. De esta delantera eléctrica cabe destacar a su mayor artífice, Isidro Lángara, habiendo obtenido tres Pichichis en la máxima categoría del fútbol español, y ser uno de los tres jugadores en la historia del fútbol mundial en tener al menos un pichichi en tres ligas de distintos países, siendo estas España, Argentina y México.

molinon30

Ya en la división de honor se formaría “La Segunda Delantera Eléctrica”, que perduraría hasta el comienzo de la Guerra Civil Española. Durante las temporadas 33-34, 34-35 y 35-36, esta delantera conseguiría ser dos veces la segundo máxima goleadora de la Primera División y otra sería la máxima goleadora. En esas tres temporadas el delantero que más goles marcaría sería Isidro Lángara, habiendo marcado 81 goles en 60 partidos de liga, y con la selección española 17 en 12 partidos. El resto de componentes de “La Segunda Delantera Eléctrica” serían “Casuco”, Gallart, Herrerita y Emilin. Tras el inicio de la Guerra civil esta delantera no volvería a jugar junta.

Por último se llegaría a formar una “Tercera Delantera Eléctrica”. Esta solo duró dos años porque muchos equipos de la liga pretendían fichar a sus integrantes. En dos temporadas marcarían un total de 124 goles en 54 partidos. En una época en la que se jugaba al fútbol con cinco delanteros, era frecuente que los quintetos que alcanzaban una especial relevancia o una capacidad goleadora fuera de lo normal fuesen bautizados con apelativos de diverso tipo. Así pasarían a la historia “La Primera Delantera Histórica” del Ath. Bilbao de principios de los años 30 (también conocida como “El Ataque Mortífero”) , “Los Stukas” del Sevilla, F.C. en la postguerra o “La Delantera de Seda” del At. Madrid, por mencionar alguno de los muchos ejemplos existentes.

Isidro-Lángara-gol

El periodista “Moncho”, que firmó durante muchos años las crónicas de los oviedistas en el extinto diario La Voz de Asturias, tuvo la idea de bautizar como “La Delantera Eléctrica” la que formaron en el Real Oviedo; Casuco, Gallart, Lángara, Galé e Inciarte, la temporada del primer ascenso carbayón a Primera División y la anterior. Motivos no le faltaban cuando fueron ellos los que comenzaron a acostumbrar a la parroquia azul a las tardes de grandes goleadas en Buenavista, hasta el punto de que poco menos que se les exigía que marcasen cinco goles para poder decir que había salido “el Jorobu” (y es que el número 5 del marcador del viejo estadio de Buenavista tenía un trazo defectuoso que el ingenio popular comparó por su semejanza con la figura de una joroba).

Los cambios en la formación del quinteto en los años venideros haría que esa fuese la primera de las tres que la crítica aceptó consensuadamente. Tímidamente en Valencia intentaron apropiarse del calificativo aplicándolo al gran ataque de su equipo en los años 40 (Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza), pero acabaron desistiendo. La verdadera “Delantera Eléctrica” de la historia futbolística es la del Real Oviedo. Como extremo derecha jugaba Casuco. Era un asturiano que aportaba una gran rapidez al juego del equipo con sus internadas por la banda. Llegó al Oviedo al final de la temporada 1931-32 (no llegó a jugar partidos de Liga aquella campaña en la que ese puesto era ocupado por Polón) procedente del Stadium Avilesino, formó una gran pareja con su compañero en esa zona del campo, Gallart, el cual se había incorporado a la disciplina azul un año antes.

langara-real-oviedo-1930-rf_264906

El directivo Luis Botas se había desplazado a Barcelona para concretar el fichaje del barcelonista Sastre y al no presentarse éste a la cita convenida, cambió el objetivo y con las 45.000 pesetas que llevaba para realizar la operación, se trajo para Oviedo a los españolistas Tonijuán (que tras jugar sólo una temporada colgaría las botas de futbolista y se haría cargo del banquillo llevando al Real Oviedo a Primera División) y Gallart. Gallart era un interior derecha barcelonés de poca estatura (1,65 m.) y constante brega, que ya tenía un nombre en el fútbol español como integrante del Español de Ricardo Zamora. Incluso sabía lo que era marcarle goles al que iba a ser su nuevo compañero, el portero Óscar, pues anotó los dos de la victoria por 2-0 del Español sobre el Real Oviedo en el partido de ida de Cuartos de final de Copa disputado el 4 de mayo de 1930.

No llegó a ser internacional pese a ser convocado para el España-Yugoslavia disputado en Buenavista en 1932 y de jugar en plena Guerra Civil con una “supuesta” selección española que se enfrentó a Portugal en Vigo en noviembre de 1937 en un encuentro que no sería reconocido como oficial por la FIFA. Integró también “La Segunda Delantera Eléctrica” y hasta jugó en el Real Oviedo de la posguerra tras su cesión al Racing de Ferrol, hasta que causó baja en 1943. Su rendimiento en las nueve temporadas que vistió de azul fue extraordinario, marcando 39 goles en los 134 partidos de liga que disputó entre Primera y Segunda División (uno de ellos el primero de la historia oviedista en la máxima catgoría), al margen de los obtenidos en el torneo de Copa y en los campeonatos regionales.

electrica1

Mediada la temporada 1930-31, en diciembre de 1930, llegó a Oviedo un vasco que iba a ser considerado por muchos el mejor delantero centro mundial de la época, Isidro Lángara. Tras unos comienzos difíciles en los que la directiva presionaba para que el puesto de delantero centro lo ocupase el canario Álamo en contra del criterio del entrenador (Patricio O’Connell había descubierto en su primer entrenamiento sus grandes cualidades afirmando que se trataba “de un diamante sin pulir, una mina de oro”). O’Connell tuvo que abandonar el cargo en parte, por esa discrepancia. Pero Lángara pronto le daría la razón al entrenador, convencería a todos y se quedaría en propiedad con el puesto de ariete. Su facilidad anotadora le llevó a debutar con la Selección Española cuando todavía jugaba en Segunda División con el Oviedo. Y es que la fama que estaba alcanzando “La Delantera Eléctrica” no se veía afectada por ese motivo. Remataba desde cualquier posición, en cualquier postura y con una dureza asombrosa que causaba admiración y temor en los porteros.

El otro asturiano de la delantera era Gonzalo Díez Galé. Con 17 años ya jugaba en el Stadium Avilesino y al poco tiempo fue fichado por el R. Madrid, con quien jugó dos temporadas antes de regresar a Avilés, pues el fútbol era para él algo secundario a los estudios. Del equipo avilesino es fichado por el Oviedo, como poco después haría Casuco, donde jugaría dos temporadas (1931-32 y 1932-33), abandonando la práctica futbolística tras el ascenso oviedista para dedicarse únicamente a sus estudios. Había marcado nada menos que 17 goles en 31 partidos de Liga, lo que demuestra sus facultades goleadoras pese a jugar de interior. Las secuelas que le había dejado una lesión también influyeron en su decisión.

abril1930

Galé era un jugador eminentemente elegante. Se compenetraba de maravilla con Lángara. En abril de 1933 fue convocado y jugó dos partidos con la Selección Española en otro claro ejemplo de que la militancia oviedista en Segunda División no era obstáculo para que la calidad de lo integrantes de esta delantera de lujo fuesen reconocidos a nivel español. Fue el segundo internacional español del Oviedo. Completaba el grupo como extremo izquierda, Inciarte, un vasco que estuvo bajo la disciplina azul entre la temporada 1930-31 y la 1935-36. Bastante veloz, si hubiese que definirle con una palabra esta sería improvisación. Hasta la llegada de Casuco, disputó muchos partidos en la banda derecha. Polón era el acompañante habitual de Galé por la izquierda.

La capacidad anotadora de la “Primera Delantera Eléctrica” fue la clave para lograr el ascenso del club azul a la Primera División Española por primera vez, categoría de la cual es el Oviedo uno de los primeros veinte equipos con más temporadas disputadas, y categoría que volverá a acoger partidos en la capital asturiana en un futuro, que nadie lo dude.

Para terminar esta entrada, el siguiente vídeo de la colección de RTVE “Históricos del Balompié”, en donde se habla de la primera etapa de la historia del R.Oviedo, haciendo especial hincapié en “La Primera Delantera Eléctrica”, aquella inolvidable para la memoria de la hinchada oviedista, formada por Casuco, Gallart, Lángara, Galé e Inciarte;

El R. Unión de Irún 4 veces campeón de Copa entre los años 10 y los años 20

Irún es un municipio de Guipúzcoa, en el País Vasco, España, fronterizo con Francia, país del que se encuentra separado por el río Bidasoa. Con 61.102 habitantes, es la segunda ciudad más poblada de Guipúzcoa tras su capital, San Sebastián. La aglomeración urbana de Irún (comarca llamada en vasco “Txingudi”), que incluye también a Hendaya y Fuenterrabía, supera los 95.000 habitantes.

Las excelentes condiciones naturales de las tierras bañadas por el Bidasoa, unido a su ubicación, han sido un polo de atracción para reyes, emperadores y personajes ilustres desde tiempo inmemorial. Ya entre los siglos I a. C. y III d. C. el imperio romano se asentó en estas tierras, con la fundación de la ciudad de Oiasso, una de las más importantes del arco atlántico, y cuya huella aún pervive en los numerosos restos encontrados, entre los que destacan el puerto aparecido en la calle Santiago de Irún y las termas, detrás del actual Museo Romano Oiasso.

o_a_Pakinho10_real_union_de_irun_1267_20090505191157

Con anterioridad a 1200 el territorio ocupado por Irún pertenecía al Reino de Navarra, incorporándose ese año a Castilla.
La primera referencia escrita relativa al término Irún la encontramos en la Carta Puebla otorgada a Fuenterrabía por Alfonso VIII de Castilla, dada en Palencia el 18 de abril de 1203.

Desde ese momento hasta su independencia alcanzada por Real Cédula de 27 de febrero de 1766, otorgada por Carlos III, la Universidad de Irun-Uranzu, aunque tenía jurisdicción propia en lo político, económico y militar, dependía de Fuenterrabía en lo civil y criminal, manteniendo numerosos pleitos con la ciudad vecina que se oponía sistemáticamente a que Irun-Uranzu pudiera levantar casas de piedra o a que comerciara con granos, por ejemplo.

racingdeiruncampeon1913js3

Debido a la situación estratégica de la Universidad, el pueblo sufrió numerosos desastres a causa de los ataques de los reinos vecinos, debiendo estar siempre sus habitantes prestos para hacer frente al enemigo y dar aviso a la provincia; de ello es testimonio fehaciente el lema que porta en su escudo: «Vigilantiae Custos». Para una mejor defensa de la frontera del Bidasoa, en 1512 Fernando el Católico mandó construir el castillo que hoy conocemos por Gaztelu Zahar y que sería derruido, antes de estar terminado, por Carlos V en 1539 a fin de evitar que se convirtiera en plaza fuerte del enemigo en caso de ocupación. El hecho más memorable de estos enfrentamientos fue la victoria alcanzada el 30 de junio de 1522 en la batalla de San Marcial. En 1564, según algunos autores para recordar las hazañas bélicas, según otros como símbolo de independencia respecto a Fuenterrabía, se erigió la columna de San Juan Harria.

En 1659 se firmó en la isla de los Faisanes la Paz de los Pirineos, rubricada con el matrimonio del Rey Sol de Francia con la infanta María Teresa. La paz no duró largo tiempo. Otro de los hitos gloriosos en la historia de Irún es la segunda batalla de San Marcial en 1813 que puso fin a la Guerra de la Independencia y en la que las tropas hispano-anglo-portuguesas, dirigidas por el duque de Wellington, expulsaron de España a las fuerzas napoleónicas.

n_real_union_de_irun_racing_club_irun_campeon_de_espana_1913-61802

Al año siguiente Irún, que desde 1805 había sido incorporada a la provincia de Navarra, se reincorpora a Gipúzcoa, de la que forma parte hasta el presente (a pesar de la corriente de opinión favorable a su inclusión en Navarra tras la guerra civil de 1936). También se vio sacudida Irún por las Guerras Carlistas en 1837 y 1874, siendo el último acontecimiento bélico la Guerra Civil de 1936, quedando destruida gran parte de la ciudad. Irún ostenta en su escudo los títulos de Noble y Leal, Muy Benemérita y Generosa, Heroica, Humanitaria, Ciudad.

Es la ciudad guipuzcoana de Irún una de las pioneras en la introducción del fútbol en nuestro país, además, es la sede de  del Real Unión de Irún, uno de los equipos históricos del fútbol español, el cual disfrutó de sus años dorados entre los años 10 y los años 20 del siglo XX donde fue campeón de Copa en 1913, 1918, 1924 y 1927. Su proximidad con la vecina Francia, más aventajada en este deporte en su implantación, hizo que en 1902 ya apareciese el primer club de fútbol local, el Irún Foot-Ball Club, entidad que en marzo de 1906 cambió de nombre pasando a ser conocida como Irún Sporting Club al practicar otras modalidades deportivas como el ciclismo, tenis, pelota vasca y excursiones a pie. El 1 de abril debuta la sección balompédica frente al San Sebastián Recreation Club en un encuentro celebrado en la capital dosnostiarra valedero para el Campeonato de España, con resultado final de 2-1.

Racing-Club-de-Irun-1913

Su primer presidente electo fue Ricardo Costa, y en julio de 1906 pasa a serlo José Álex Izquierdo. El Irún Sporting Club vestía en sus inicios camisa roja y blanca a mitades y pantalón blanco, para posteriormente pasar a lucir camisola roja con cuello y mangas blancas, y pantalón blanco. Esta sociedad organizaba diversas actividades, en especial de carácter deportivo, y para ello celebra los dias 19 y 20 de mayo de 1907  las “Grandes fiestas del Sporting Club”, una serie de concursos deportivos organizados por el club irundarra consistente en diversas pruebas de atletismo, invitando para tal acontecimiento a tres importantes sociedades deportivas francesas, más una prueba de ciclismo en la que también participa el Club Ciclista de San Sebastián. En diciembre de 1907 será elegido Pedro Puyet como nuevo presidente.

El 2 de enero de 1910 inauguran el Campo de Amute en un encuentro frente a laAssociation Sportive Française de París con resultado final de empate a uno. Días después, concretamente el 9 de enero de 1910, disputa otro encuentro frente al Athletic Club de Bilbao al que vence 2-0 y el cual viste por primera vez sus actuales colores rojiblancos. En 1913 es Pedro Icardo quien pasa a presidir la sociedad hasta el momento de la fusión.

final18-1158985

La localidad fronteriza era una pequeña ciudad de apenas doce mil almas en aquellos tiempos y en el seno de su directiva pronto surgieron discrepancias, ocasionando que a finales de 1908 hubiese una escisión en la sociedad, de modo que algunos de sus socios como Manuel Arocena y B. Loinaz, a los que más tarde se le unen los hermanos Luis y J. Rodríguez, se independizaron y formaron una nueva, el años más tarde famoso Racing Club de Irún. Así pues, el 25 de diciembre de 1908 quedaba constituido, y el domingo 3 de enero de 1909 se celebró el banquete inaugural de la nueva sociedad deportiva, la cual también praticaba entre otros deportes el ciclismo. En el mes de febrero debutan en partido amistoso frente al Ciclista F.C. de San Sebastián, con resultado favorable a los racinguistas por 3-1. Su presidente fue Leandro Picabea. El Racing Club de Irún vestía camiseta blanca y pantalón y medias de color negro.

El 14 de octubre de 1909 queda constituida la F.E. de C.F., teniendo el Irún Sporting Club el honor de pertenecer al grupo de los diez miembros fundadores, federándose también en noviembre el Racing Club de Irún. Ambos clubs protagonizaron durante los primeros años diez apasionantes duelos entre ellos que forzaron la correspondiente división de la ciudad en dos bandos casi irreconciliables, siendo causa de atención y motivo de debate entre las conversaciones habituales. Fruto de su intenso poder los dos clubs compitieron en el Campeonato de España durante unas cuantas ediciones, destacando el Campeonato de 1913 conquistado brillantemente por el Racing Club de Irún tras imponerse al F.C. Barcelona en la Semifinal por 1-0, y al Athletic Club de Bilbao en la final por 1-0 en el segundo encuentro, ya que en el primero se llegó al tiempo reglamentario con empate a dos.

40013201

La entrega de la Copa de manos de S.M. el Rey D. Alfonso XIII y la idea que lanzó este a los irundarras en pos de una futura unión de las dos sociedades existentes en la localidad, hizo que empezaran a limarse las asperezas entre ambas entidades y fruto de sus conversaciones se llegase a la fusión de Racing Club y Sporting Club el 9 de mayo de 1915 bajo el patrocinio del Rey. Había nacido el Real Unión Club de Irún, un club potente desde su inicio que dominó durante casi dos décadas la provincia guipuzcoana y mantuvo en jaque al equipo de la capital, la Real Sociedad de Foot-ball de S.S., su máximo rival a partir de entonces.

Una vez constituido, ya en 1918 dio muestras de su potencial al adjudicarse el Campeonato del Norte, lo que le permitió concursar en el Campeonato de España. En este torneo se deshizo de Real Sporting de Gijón y Real Fortuna F.C. de Vigo, llegando a la Final y consiguiendo ganarla al imponerse al Real Madrid F.C. por 2-0. En aquel equipo ya destacaban grandes jugadores como: Patricio Arbolaza, René Petit, Emery, Legarreta y Amantegui, entre otros de gran nivel.

R.U.I. Final de Copa de 1922

La década de los años veinte fue sin duda alguna la época dorada del club irundarra. En esta conquistó numerosísimos Campeonatos de Guipúzcoa hasta un total de seis: 1920, 1921, 1922, 1924, 1926 y 1928; dejando el resto para su rival provincial, la Real Sociedad de Foot-ball. Durante los años de conquista tuvo como premio la participación en el Campeonato de España, destacando su presencia en la Final de 1922, perdida ante el F.C. Barcelona por 1-5 en un polémico encuentro. En 1924 obtuvieron su segundo entorchado copero al llegar a la gran Final de San Sebastián y conseguir imponerse al Real Madrid F.C. como ya hicieran seis años antes, en esta ocasión por 1-0.

En 1926 abandona su viejo Campo de Amute y el 19 de septiembre inaugura con un partido frente al F.C. Barcelona el coqueto Stadium Gal, su nuevo feudo, siendo el resultado final de empate a dos, con goles de Errazguin y Luis Regueiro por parte de los locales. El nuevo estadio es financiado a medias entre el Ayuntamiento y el empresario D. Salvador Echeandía Gal, el cual donó los terrenos, siendo por entonces presidente del club Isidoro Navarro Elícegui.

300px-Real_Union_1924

En el año 1927 los irundarras conquistan su tercera Copa de España. En esta ocasión llegan como subcampeones de Guipúzcoa y en el torneo nacional eliminan a: Zaragoza F.C., Athletic Club de Bilbao, Real Sporting de Gijón y Real Madrid F.C. por este orden, jugando la Final en Zaragoza frente al Arenas Club de Guecho, al que derrotan apuradamente en la prórroga por 1-0 con gol de Etxebeste. En 1928 la RFEF decide crear el Campeonato Nacional de Liga, organizándolo en varias divisiones o categorías. El club guipuzcoano, tres veces ganador del Campeonato de España entra por derecho propio en Primera División, siendo significativa la predominante presencia de clubs norteños. En su primera comparecencia es noveno, mejorando en la siguiente campaña 29-30 en la que es sexto, siendo esta la mejor clasificación de su dilatada historia.

El Real Unión Club entra en la década de los años 30 siendo víctima del profesionalismo. El club blanquinegro, aunque deportivamente es potente y posee jugadores de extraordinario nivel, poco o nada puede hacer frente al poder económico de los adversarios procedentes de algunas capitales, los cuales pagan fuertes sumas de dinero y atraen a los más destacados de la plantilla. Pese a ello consigue ser séptimo en la campaña 30-31 y aguantar el tipo con gallardía.

final27-2871758

En abril de 1931 se instaura la II República y le es retirado el título de Real (posteriormente lo recuperaría), pasando a ser conocido como Unión Club de Irún. Precisamente la temporada 31-32 es la última que contempla al club irundarra en Primera División, pues el ciclo semiamateur finaliza y la fuga de talentos hace que sea décimo y último, descendiendo a Segunda División.

Desde entonces el club irundarra no ha vuelto a disputar la Primera División española, aunque sí ha llegado a jugar en categorías profesionales, como ejemplo de esto, recientemente, en la temporada 2009-10, el R. Unión jugó en Segunda División después de más de 40 años (la última vez que había jugado en Segunda División había sido la campaña 1964-65).

Vídeo con el himno del Real Unión de Irún, uno de los equipos históricos del fútbol español, el cual disfrutó de sus años dorados entre los años 10 y los años 20 del siglo XX donde fue campeón de Copa en 1913, 1918, 1924 y 1927;

Estadio Viejo El Sardinero, Santander

Santander, ciudad de cerca de 200.000 habitantes, es la capital de Cantabria y concentra la mayor parte de su vida administrativa, institucional y de servicios. El antiguo puerto que establecieron los romanos dio origen a la moderna ciudad actual, que con el paso del tiempo, ha ido creciendo en torno a su bahía. En las edades Media y Moderna era una villa enormemente marinera y pescadora, su sepultura junto a la abadía de Sancti Emetherii. El siglo XVIII fue fundamental para el desarrollo de Santander: en 1754 su iglesia colegiata pasa a ser catedral, y un año después, la villa recibe de Fernando VI el título de ciudad. Santander se convertirá pronto en el principal núcleo urbano de la provincia.

Los dos siglos siguientes fueron de una fuerte expansión, a la sombra de la actividad pesquera y, sobre todo, comercial, en relación con el comercio ultramarino; la ciudad ha vivido una plácida existencia, sólo marcada por acontecimientos como la explosión del vapor “Cabo Machichaco” (1893), el incendio de 1941 o el veraneo de la Familia Real en el primer tercio de siglo.

vinilo decorativo racing satander

Santander es una ciudad con una gran tradición y actividad cultural; las inquietudes de décadas anteriores han ido cristalizando en este siglo en hechos concretos, como la Biblioteca Menéndez Pelayo, la Casa de Salud de Valdecilla, la creación de la UIMP o la existencia del Festival Internacional de Santander, pilares básicos en este siglo XX, que han proprocionado relevancia y cierta proyección internacional a la capital cántabra.

El Real Racing Club de Santander, popularmente conocido como Racing o Racing de Santander, es un club deportivo profesional de fútbol español, con sede en la ciudad de Santander (Cantabria). Fue fundado el 23 de febrero de 1913 como Santander Racing Club, siendoReal desde 1923. Es el único equipo cántabro que ha disputado la Primera División de España, y actualmente compite en Segunda División B.

n_racing_de_santander_la_historia-270519

El estadio histórico del Racing de Santander es el Viejo El Sardinero. Este estadio sirvió durante 75 años (perteneció al Racing desde la temporada 1952-53, comprado por 3 millones y medio de pesetas, hasta 1984, que pasó a manos del Ayuntamiento), hasta ser clausurado con el último encuentro de la temporada regular Racing-Granada (0-0), el 15 de mayo de 1988.

Inaugurado en 1913, El Sardinero fue el primer campo utilizado por el recién creado Santander Racing Club, llamado Racing en honor de los campeones de Copa de ese año, el Racing Club de Irún. La influencia de Irún no se paraba ahí, ya que el club adoptó los colores rojo y blanco del Sporting Club de Irún. El Racing tuvo un debut poco prometedor en el campo, perdiendo 0-5 con la Gimnástica de Torrelavega, pero un par de campañas después ya había ganado la Copa Luis Redonet. El campo vio su primer desarrollo importante en 1916, con la construcción de una tribuna de madera. Medía 30 metros de largo y disponía de un palco para directivos y de vestuarios.

261_4.Racing1929

En 1916 el Racing fue admitido en la Federación Regional del Norte, pero se enfrentaba a equipos vascos mucho más potentes y luchó para poder destacar. Sin embargo en 1920 el entrenador inglés Fred Pentland se hizo cargo del equipo, llevándolo dos años más tarde al subcampeonato en la que era en ese momento la liga regional más potente de España. La Federación del Norte se separó en dos federaciones regionales en 1923 y por falta de oposición local realmente competitiva, el Racing empezó a jugar amistosos con equipos extranjeros. El Racing mejoró el campo de fútbol con dinero recaudado en estos amistosos, añadiendo graderíos cubiertos en los goles Norte y Sur, y alargando la grada descubierta del Este, junto a la playa.

El 17 de Abril de 1927 El Sardinero albergó su primer partido internacional, venciendo España a Suiza con un solitario gol del racinguista Óscar. Un año más tarde el Racing eliminó al Betis, Sevilla y Valencia para hacerse con la décima y última plaza en la Primera División del nuevo campeonato de Liga. En esa primera temporada el Racing finalizó décimo, pero venció al Sevilla en la promoción y se mantuvo en Primera. Los resultados mejoraron, y bajo la batuta de otro inglés, Robert Firth, el club consiguió la mejor clasificación de su historia, el subcampeonato de 1930-31. El Racing finalizó tercero en 1933-34 y cuarto dos años más tarde, justo antes de que la Guerra Civil desintegrara al club.

811201217355750144o

Durante la guerra los jugadores internacionales García y Larrinaga fallecieron en combate, mientras que Gómez fichó por el Atlético de Madrid en 1939. Con un equipo de veteranos y de jugadores inexpertos procedentes del filial, el Racing luchó por la permanencia en 1939-40, finalizando colista. Los años 40 fueron tiempos duros para el Racing, con dos temporadas en Tercera División en 1943-44 y 1947-48. En 1949-50 el club logró el campeonato de Segunda División y el ascenso a Primera, logrando la permanencia durante cinco temporadas.

En 1954, ante la posibilidad del cierre del campo (que era propiedad privada), el Racing compró El Sardinero por 3.250.000 pesetas. Sin embargo la propiedad del terreno de juego no tuvo los efectos deseados y el equipo finalizó 15º la temporada 1954-55, descendiendo a Segunda. Tuvieron que pasar otros cinco años antes de que el club regresara a Primera, pero lo hizo a lo grande con su segundo campeonato de Segunda División. Es más, había planes para un añadido para El Sardinero.

Foto 001 Racing de Santander BLOG

En el verano de 1961 comenzaron las obras de una nueva y atrevida grada con voladizo como ninguna otra en España. Con 72 metros de largo y hecha de secciones prefabricadas de hormigón, su rasgo dominante era un gigantesco techo ondulado, que a pesar de su tamaño tenía la elegancia de las olas que llegaban a la playa de El Sardinero. La nueva grada fue construida detrás de la antigua, pero no incluyó nuevos vestuarios. Estos se mantuvieron en la vieja casa del club, situada en la esquina Suroeste del estadio.

La vieja grada se demolió al final de la temporada 1961-62, y el terreno de juego se agrandó y se desplazó algunos metros hacia el Oeste. Un año más tarde, justo a tiempo para las Bodas de Oro del club, se instaló la iluminación artificial, aunque para entonces el equipo había vuelto a descender a Segunda. El Racing pasó la mayor parte de esa década en la División de Plata, incluso jugó en Tercera dos temporadas en 1968. Para cuando el Racing regresó a Primera en 1973 la vieja grada Este había sido cubierta por completo.

racing-santander170811a1

Santander se perdió el Mundial de España de 1982. El Sardinero necesitaba una gran remodelación y el Racing atravesaba una crisis económica y había vuelto a descender a Segunda. En 1982 se instalaron nuevas torres de iluminación y un año más tarde el club vendió el estadio al ayuntamiento por 175 millones de pesetas, comenzando ambas entidades el proceso para encontrar y construir un sustituto para el viejo campo.

No tuvieron que buscar demasiado lejos, ya que el nuevo emplazamiento se encontraba en un descampado a 150 metros al Oeste del viejo estadio. El 15 de Mayo de 1988 tuvo lugar el último partido oficial en el viejo Sardinero, con un empate a cero entre Racing y Granada. Un amistoso entre leyendas del Racing y antiguos jugadores de la selección española fue el último partido que se jugó en el estadio, el 3 de Junio de 1988. La demolición comenzó el 17 de Junio y ocho semanas más tarde el Racing inauguró los Nuevos Campos de Sport de El Sardinero con un amistoso frente al Real Oviedo.

racing_barsa_6566

Los terrenos donde se situaba el viejo estadio son ahora el Parque de Mesones, pero en la esquina sudeste se puede ver ahora un seto circular bien arreglado. Dentro de la circunferencia, con los colores verde y blanco del Racing, hay una réplica en mármol del córner del antiguo terreno de juego. Es un recuerdo sencillo, pero muy efectivo, de los miles de partidos disputados en ese lugar.

Por último reseñar también que el grupo ultra actual e histórico del Racing, las “Juventudes Verdiblancas”, se fundaron en el año 1986 en la vieja Tribuna Este del Viejo Estadio de El Sardinero.

Vídeo-resumen del partido R. Racing de Santander-R. Zaragoza de la temporada 85-86, en donde se puede apreciar con claridad las viejas gradas del Viejo El Sardinero, el estadio histórico del equipo verdiblanco;

El Zaragoza campeón de la Recopa en 1995

Zaragoza es una ciudad que comenzó a ser poblada allá por el siglo VII a.C, si bien se tiene constancia por restos encontrados de habitantes en la edad de Bronce. La ciudad se fundó en el 24. a.C por los romanos, en concreto se llamó Caesaraugusta en honor a César Augusto. Iberos,romanos, musulmanes, judíos y cristianos han dejado huella de su paso por la capital aragonesa.

Aunque las primeras noticias de historia de Zaragoza, nos hablan de un poblado ibérico llamado Salduie o Salduba, el desarrollo principal de la actual ciudad de Zaragoza y una de sus épocas más doradas, fue una colonia creada por los romanos, en el año 24 a.C., llamada Caesar Augusta en honor al César. A este origen se debe el trazado urbanístico del casco antiguo y su primer perímetro (el denominado ‘Coso’).

escudo r.zaragoza

Más tarde, en el siglo VIII, Zaragoza se convirtió en un centro musulmán muy importante llamado Medina Albaida Sarakosta. Los Banu Qasi, procedentes de la ciudad catalana de Lérida, la convirtieron en capital de su reino taifa. En el año 1118, el rey Alfonso I “el Batallador”, la conquistó y la convirtió en la capital del famoso y poderoso Reino de Aragón, este período llenó a Zaragoza de poder y riqueza. En el siglo XV se incorporaron a la ciudad los arrabales de labradores de San Pablo y de pescadores de las Tenerías. Durante el reinado de Fernando el Católico se fundó la universidad y se construyó la Lonja.

En el siglo XVIII, al perder Aragón sus fueros por los decretos de Nueva Planta durante el reinado de Felipe V (el primer borbón de la corona española), la ciudad dejó de ser sede de importantes instituciones del Reino de Aragón. Durante la guerra de la Independencia (1808-1814),período trágico para la ciudad, dónde vivió una de sus peores épocas, Zaragoza resistió el asedio de las tropas francesas.

recopa_1995

A finales del siglo XIX se convirtió en el foco de una fuerte inmigración rural atraída por el reciente proceso de industrialización de la ciudad. Inmigración que devolvió a la ciudad, tiempos de bonanza y crecimiento. Zaragoza actualmente es la capital de la comarca de Zaragoza, de la provincia homónima y de Aragón. Está situada a orillas de los ríos Ebro, Huerva y Gállego y del Canal Imperial de Aragón, en el centro de un amplio valle.

Su privilegiada situación geográfica la convierte en un importante nudo logístico y de comunicaciones; se encuentra a unos 300 kilómetros de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Toulouse. Parte de su término municipal está ocupado por la Reserva natural dirigida de los Sotos y Galachos del Ebro. Es la quinta ciudad española más poblada con 701.887 habitantes y concentra más del cincuenta por ciento de los habitantes de la Comunidad Autónoma de Aragón.

16nayim_1995

El Real Zaragoza es el club de fútbol profesional de la ciudad de Zaragoza, en Aragón, que actualmente milita en la Segunda División de España. Fue fundado en 1932 con la unión del Iberia, S.C. y del Zaragoza C.D., los dos clubes más importantes de la ciudad en aquel tiempo. El origen se encuentra en 1903 con la creación del Zaragoza Foot-Ball Club, antecesor del Real Zaragoza actual. El mejor equipo en toda la historia del club maño, fue aquel mágico conjunto que hizo gozar a toda la capital aragonesa a mediados de los años 90. Esta es la historia de aquel inolvidable equipo zaragocista que conquistó la Copa del Rey en 1994 y la Recopa de Europa en 1995.

El 4 de marzo de 1991, el Real Zaragoza empataba en La Romareda ante el Español, y debido a los malos resultados y juego del equipo, el entrenador Ildo Maneiro presentaba su dimisión y era sustituido por un jovencísimo Víctor Fernández, que a sus 30 años pasaba de dirigir al filial zaragocista a tomar las riendas del primer equipo en una situación complicada. El equipo se salvaría del descenso en la agónica promoción que enfrentó al Real Zaragoza y al Real Murcia. A partir de ese momento, el equipo empieza a crecer y a asumir la filosofía de fútbol de Víctor Fernández, que enseguida se empieza a ver apoyada por los resultados.

71268e602c3c00ac4d4d131b87e4a90d

En la temporada 1992-1993 se alcanzaba la séptima final de Copa del Rey de la historia del club maño. El 26 de junio el Real Zaragoza se enfrentaba en el estadio Mestalla de Valencia al Real Madrid y el equipo caía por 2-0, muy molesto con el arbitraje de Urío Velázquez, por lo que se conjuraba para al año siguiente devolver la Copa a la afición aragonesa. Finalmente, en 1994, La Romareda alcanzó su aspecto actual tras la reforma que sirvió para que todas las 34.596 localidades fuesen de asiento.

El conjunto zaragocista continúo exhibiendo un juego reconocible y, después de quedar terceros en el Campeonato Nacional de Liga, el 20 de abril del año 1994, el Real Zaragoza se desquitaba del mal recuerdo de la final copera del año anterior y se proclamaba campeón de la Copa del Rey en el Estadio Vicente Calderón de Madrid frente al Celta de Vigo. El partido, que fue muy igualado, no se decidió ni en el tiempo reglamentario, ni en la prórroga, por lo que llegó la tanda de penalties y mientras el defensa céltico Alejo fallaba su penalti, el “Paquete” Higuera metía el último y llevaba la cuarta Copa de España a las vitrinas de La Romareda.

El Zaragoza campeón de la Recopa

El Real Zaragoza cerraba así una de las temporadas más brillantes en la historia deportiva del club, clasificándose para disputar en la temporada siguiente la Copa de Europa de Clubes Campeones de Copa (la extinta Recopa de Europa). En la temporada siguiente el Real Zaragoza conquista brillantemente el título europeo, al eliminar al Gloria Bistrita, al Tatran Presov, al Feyenoord, al Chelsea y vencer en la final al que era el vigente campeón, el Arsenal, F.C..

La final de la Recopa, que se celebró el 10 de mayo de 1995 en el Parque de los Príncipes de París, fue muy igualado y el marcador no se movió hasta que Juan Eduardo Esnáider lanzaba un impresionante disparo desde fuera del área que se colaba por la escuadra de David Seaman, el meta inglés. Enseguida empataban los londinenses y las tablas daban lugar a la prórroga, pero cuando ya todos pensaban en los penalties, en el último segundo de la prórroga Mohamed Ali Amar “Nayim”, desde casi el centro del campo, mandaba un zapatazo indescriptible que se colaba en la meta inglesa de un Seaman que se quedaba en el suelo sentado durante segundos después de que el balón hubiera besado la red, preguntándose que había sucedido, y que llevaba la Recopa hasta Zaragoza.

Arsenal- Zaragoza Final de la Recopa

Los míticos jugadores que conformaban aquel Zaragoza campeón y que habían sido el once inicial de la final de París (los Cedrún, Belsué, Aguado, Cáceres, Solana, Aragón, Nayim, Poyet, Pardeza, Higuera y Esnáider) no se lo podían creer, pero el equipo maño sería campeón de la Recopa por primera vez en su historia, y ellos estaban ansiosos para que el árbitro italiano Ceccarini pitara el final de la prorróga, y así poder dirigirse hacia el Kop of Boulogne del Parque de los Príncipes de París para celebrar el resultado con todos los miles de zaragocistas desplazados hasta la capital francesa, comandados por los ultras blanquiazules del “Ligallo Fondo Norte”, que habían movilizado a centenares de miembros hasta la final, y que por aquellos años pasaban por su mejor época.

Histórico el momento vivido por toda la afición zaragocista en aquel 10 de mayo de 1995 en el estadio Parque de los Príncipes de París ante 43.000 espectadores. Episodio grabado a fuego en la memoria del hincha blanquiazul, y que será recordado durante generaciones.

Vídeo-resumen de la Final de la Recopa de la temporada 1994-95 en la que el R. Zaragoza haría historia en Europa;