Tribuna Fattori, Ultras Padova

Club: C. PADOVA

Ciudad: PADOVA (Padua) (213.634 habitantes).

Provincia: PADOVA (Padua) (849.857 habitantes).

Región: VENETO (Véneto) (4.885.271 habitantes).

Los orígenes de Padua se remontan a la época prehistórica, pero la ciudad se desarrolló sobre todo durante la época romana, en particular durante el siglo II a.C.. Padua sufrió la invasión de los Longobardos y, en la Edad Media, atravesó un periodo de decadencia en el que fue dominada por la potente familia de los Ezzelino, de los Scaligeri y por último, de los Da Carrara. Sólo en 1405 logró entrar a formar parte de la República de Venecia y de su historia. En 1848, Padua participó en la revuelta contra los Autriacos de los que se liberó en 1866. Hoy, Padua es una importante ciudad universitaria y una de las más bellas ciudades del Véneto.

El Calcio Padova es el club de fútbol más representativo de la ciudad italiana de Padua, en la región del Véneto. Fundado en 1910, actualmente juega en la Serie B de Italia. En total ha disputado 16 temporadas en la Serie A, la máxima categoría del fútbol italiano.

images (2)

El movimiento ultra en la ciudad de Padua, como en la mayoría de las ciudades italianas, se concreta a mediados de los años 70, más precisamente en 1974, cuando en el legendario Stadio Appiani comienzan a vislumbrarse los primeros pasos de los pioneros militantes ultras, con sus históricas pancartas de “Magico Padova” y “Ultras”. Hacia el final de la década se forman “Leoni della Nord”, grupo que logró ser bastante conocido y respetado en toda Italia, y que se situaban en la Curva Nord, la curva más histórica de los ultras padovanos.

En 1982, sin embargo, hay un nuevo cambio en la dirección del tifo en Padua con la disolución de los “Leoni della Nord”, y el surgimiento de un nuevo grupo que en los siguientes años unirá indisolublemente su nombre al movimiento ultra “biancoscudati”: los “Hell’s Angels Ghetto”, los cuales serían una continuación natural de los “Leoni della Nord”, y cuyo nombre fue elegido en homenaje a las famosas bandas de motoristas americanos, con la adición del nombre del barrio (“Ghetto”) de donde provenía la mayor parte de los militantes del grupo en aquella época.

Padova-Cremonese2

Durante toda la década de los años 80 los “Hell’s Angels Ghetto” fueron capaces de concentrar el apoyo de la mayoría de los “tifosi biancoscudati”, consiguiendo que con sus tambores los cánticos fuesen seguidos por la totalidad del viejo Stadio Appiani, mientras tanto, comenzarían también los enfrentamientos con grupos de seguidores rivales. Conviene recordar que hasta la tragedia de Heysel, es decir, hasta la temporada 1984-85, no existían en Italia las zonas acotadas para visitantes en los estadios y los grupos que optaban por desplazarse a ciudades rivales, corrían a menudo un riesgo. Es de aquellos años el nacimiento de las primeras rivalidades históricas con Vicenza y con Trieste, mientras que en el lado de las amistades se estableció un hermanamiento casi fraternal con los ultras “bolognesi” (roto unos años más tarde) y con los ultras palermitanos (el cual todavía existe hoy en día).

A finales de los años 80 se produjo un primer cambio generacional dentro del grupo, con la entrada de muchos nuevos reclutas que cumplirían todos los días en la Piazza Cavour. Los jóvenes de la Piazza Cavour trajeron consigo una nueva forma de pensar y una nueva vida y energía a la Curva Nord del Appiani; y los ultras “biancoscudati” comenzaron a verse incluso en los campos calientes del sur italiano, destinos desconocidos hasta entonces para los ultras de Padua. Los principios de los años 90, también a causa de que fueron buenos años del Calcio Padova con varias temporadas disputadas en la máxima categoría (alcanzada la Serie A en 1994), siempre serán recordados como el mejor tiempo de los ultras de la ciudad de Padua: muchos jóvenes se acercaron a la curva, nacieron clubes de tifosi y nuevos grupos ultras en todas las partes de la ciudad y de toda la provincia de Padua (“Bulldogs”, “Boys Alta Padovana”, “Rebels”, “Gruppo Deciso Vanzo-Tribano”, “North Side”, “Ball’s Breackers”, etc).

PADOVA2

En el viejo Stadio Appiani, la Curva Nord siempre estaba llena, los viajes de las hinchadas visitantes muy a menudo se convertían en verdaderas invasiones, pero el Appiani se convirtió en un verdadero fortín para cualquier ultra visitante. En 1994, la grieta: tras los disturbios que estallaron durante el Derbi contra el Vicenza, la policía italiana opera una incursión real dentro del grupo. En ese momento se advirtió a más de 130 miembros de “Hell’s Angels Ghetto” por parte de la policía italiana, lo cual era una catástrofe para el grupo padovano. Después de muchos disturbios precedentes que se produjeron en casi todos los partidos (destacando los enfrentamientos con los ultras del Modenaa en Prato della Valle, y los que sucedieron con algunos hooligans ingleses en un partido con el Stoke City válido en el torneo anglo-italiano) las autoridades italianas decidieron intervenir en el grupo ultra guía padovano.

Por estos hechos, el grupo “Hell’s Angels Ghetto” fue disuelto, para proseguir con una nueva forma de tifar, “a la inglesa”, con banderas y estandartes en sustitución de las tradicionales pancartas, siguiendo el modelo que años antes habían comenzado los veroneses en su Curva Sud del Bentegodi. Con el ascenso a la Serie A del Padova, fue finalmente abandonado el viejo y legendario estadio Appiani, y se trasladó el club al Euganeo, una infamia de estadio debido a la pista de atletismo que resiente la relación entre futbolista e hincha. Todo esto llevó a la lenta pero constante disminución de la curva padovana. También en 1994 llegó la “Juventude Crociata”, un grupo que haría referencia a los ideales nacionalistas italianos, siempre presentes en casa y fuera, y que algunos años más tarde formarían parte del primer grupo de ultras en la estela de la selección italiana.

Hell's_Angels_Ghetto

En los años siguientes el equipo comenzó su espiral descendente, hasta llegar a la serie C2; ídem la curva, que vivió un hecho muy duro debido a las “diffide” continuas y a la falta de entusiasmo para con el equipo. En 1997, se produce la reactivación de los históricos “Hell’s Angels Ghetto”, aunque por un período más bien corto. El descenso a la tercera serie, con la curva completamente en desorden, los partidos en casa, como los de fuera, eran seguidos solo por unos pocos amigos íntimos, hasta 2001, el año de nacimiento del “A.C.P.” y del “Fronte Opposto”, los grupos más importantes de la Tribuna Fattori, la ubicación de los ultras del Padova desde su traslado al nuevo Stadio Euganeo.

Retomando el tema de las amistades y enemistades de los ultras “biancoscudati”, los primeros ejemplos de amistad se tienen entre 1977 y 1979, cuando el Vicenza militaba en la Serie A; los tifosi de Padua (aunque todavía no vinculados a ningún grupo organizado) fueron al Stadio Menti de Vicenza a ver los partidos de la máxima serie en compañía de los ultras “lanerossi” (el apodo de los hinchas del Vicenza), con quien habían establecido una buena relación de amistad. El 6 de mayo de 1979, sin embargo, con motivo de un Vicenza-Juventus, algunos tifosi de Padua, se ubicaron con los tifosi juventinos desplazados. Los ultras de Vicenza, por despecho, la temporada siguiente se presentaron en el Stadio Appiani junto con los ultras del Venecia, el rival más histórico de las padovanos. Desde entonces la rivalidad entre ultras padovanos y ultras vicentinos es muy sentida.

Tifo_Padova

Otra amistad que acabó en una fuerte rivalidad es la que se tuvo con los ultras del Modena, el inicial hermanamiento nació el 17 de enero de 1982 entre los “Leoni della Nord” y los ultras “modenesi”. Sin embargo, no duró mucho, ya que en 1984 los ultras padovanos hicieron amistad con los ultras del Bologna, archirrival de los de Modena. En respuesta, los ultras del Modena se pusieron del lado de los ultras venecianos, como habían hecho años atrás los ultras del Vicenza. En este punto conviene reseñar que los ultras del Venezia han sido considerados como la máxima representación de una curva de “izquierdas” dentro de la región del Véneto.

En esos mismos años, aunque más tarde, algunos ultras “biancoscudati” pasaron varias veces por el Stadio Bentegodi de Verona para ver los partidos de la Serie A con los ultras del Hellas Verona. Esto creó una pequeña amistad (pero nunca se convirtió en un hermanamiento oficial) favorecido por el mismo odio hacia Vicenza, y también, por el sentimiento común de muchos líderes de las dos curvas en relación a la política de “derecha” que profesan los veroneses y los padovanos. El 31 de diciembre de 1984, sin embargo, después de un amistoso jugado en el Stadio Appiani que vio vencer a los “biancoscudati” por 5-0 sobre los “scaligeri”, una enorme reyerta estalló entre las dos facciones, originada por los continuos coros burlescos de los ultras padovanos dirigidos a los ultras veroneses.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En 1984, en nombre de la rivalidad común con Vicenza, los ultras de Padua se hermanaron con la Curva Andrea Costa del Bolonia. A finales de los años 80, sin embargo, en las dos curvas se produjo un cambio generacional importante. Por estas razones, la amistad comenzó a crujir cada vez más, hasta que en la temporada 1991-1992, no se renovó el hermanamiento de común acuerdo. No obstante, siempre había sido un hermanamiento cogido con alfileres, debido al temperamento histórico de “izquierdas” de los boloñeses, y al contrario temperamento de “derechas” de los padovanos.

Como señalábamos al principio, el único hermanamiento actual de los ultras del Padova es el que tienen con los ultras del Palermo; este hermanamiento nació en la temporada 1983-1984 y ha resistido a todas las nuevas generaciones de los dos grupos de ultras. Todo comenzó a principios de los años 80, cuando cinco seguidores de la Curva Nord del Appiani fueron de vacaciones a Sicilia, donde se reunieron con algunos miembros de los ultras “rosaneri”. Conscientes de esta reunión de verano, con motivo del Padova-Palermo del 20 de noviembre de 1983, las dos partes formaron una amistad, la cual se mantuvo y “renovó” por los jóvenes padovanos de Piazza Cavour en la temporada 1991-92, cuando los dos equipos volvieron a enfrentarse después de siete temporadas sin hacerlo, años estos que la relación se desvaneció un poco. En ese año, sin embargo, gracias al regreso del Palermo a la Serie B, los ultras de Padua comenzaron de nuevo a cultivar la amistad con los sicilianos, unidos, también, por las mismas posiciones políticas.

UPDD

Otras amistades, aunque con menor importancia se tienen con los ultras de la Torres y con los ultras del Varese (esta por motivaciones políticas). En el pasado tuvieron también relaciones de amistad con los ultras del Civitanova (en los años 70) y con los ultras del Campobasso (en los 80). En cuanto a las enemistades, a parte de las ya señaladas de Venezia (la más enconada), Vicenza y Verona en el Véneto, Bolonia y Módena en la Emilia-Romagna, otra rivalidad importante se tiene con los ultras de la Triestina, nacida ya en la década de los años 80 y muy sentida otra vez en la década de los 2000 cuando ambos equipos coincidieron varios años en Serie B.

tifosicroce

Vídeo con imágenes históricas de los ultras del Padova, los cuales han tenido dos ubicaciones diferentes en su larga trayectoria, primero la Curva Nord del mítico Stadio Appiani, y desde hace unos años (y actualmente) la Tribuna Fattori del Stadio Euganeo;

A.S.D. Legnano 1913 C.

Legnano es un municipio de la región de Lombardía, en el norte de Italia, cercano a Milán. Cuenta con 56.157 habitantes. En los últimos años sufre, como tantas otras ciudades de la región, los rigores de la reconversión y del desempleo. Legnano fue conocida en el pasado por ser el escenario de la batalla que lleva su nombre en el año 1176 en la que Federico I Barbarroja fue derrotado por las tropas de la Liga Lombarda. Este hecho histórico es mencionado en el Himno nacional italiano, ya que a raíz de esta derrota, se vio obligado a reconocer la autoridad del Papa. Convertida en un precedente de la Unificación de Italia en el siglo XIX, Verdi la eligió como tema para una de sus óperas (“La battaglia di Legnano”). En la actualidad, esta batalla suele ser utilizada como símbolo de las reivindicaciones políticas de la Liga Norte, un partido partidario de dotar de mayor autonomía al Norte de Italia, y en algunos casos, la independencia del Norte respecto del resto del país transalpino.

También Legnano es conocida dentro del mundo de la indutria automovilística por la empresa FIAL (Fabbrica Italiana Automobili Legnano), la cual fue fundada en 1906 y fabricó automóviles y motores industriales y marinos en dicha localidad. En 1906 inició su singladura en el mercado del automóvil produciendo un único modelo denominado Legnano tipo A, también conocido como 6/8 hp. Estaba equipado con un motor de gasolina de 2 cilindros en un bloque de hierro y 1135 cc. La transmisión tenía tres velocidades y marcha atrás y el embrague era de cono de cuero. La tracción era mediante cardan.

ac_legnano

Las ventas no fueron bien y la empresa tuvo que reducir sus actividades, tanto, que en 1908, sólo dos años después de su fundación, FIAL se declaró en quiebra y fue liquidada. En 1909 la compañía fue adquirida por “Ferrario & Rosa” y los nuevos propietarios interrumpieron definitivamente la producción. El Legnano 6/8 hp fue el único modelo producido por la firma. Los amantes del mundo del automóvil tienen a la ciudad de Legnano en mente por este hito dentro de la historia de la industria automovilística.

Pero la ciudad de Legnano es también conocida en Italia por ser sede de un equipo de fútbol que llegó a disputar 11 temporadas en la máxima categoría del fútbol italiano; 8 en el viejo campeonato italiano y 3 en la Serie A (la cual comenzó en la temporada 1928-29). La Associazione Calcio Legnano fue el mayor club de fútbol de la ciudad de Legnano. Fundado el 1 de enero de 1913 con el nombre de Football Club Legnano, fue uno de los primeros equipos que no eran de una capital de provincia en formar parte en un campeonato de primera división italiana: el debut en la Serie A  tuvo lugar en la temporada 1930-1931. En los años 50 participó en otras dos temporadas. Participó en 15 campeonatos de Serie B, la última, en la temporada 1956-57. Al final de la temporada 2009-2010, en donde jugaba en la Lega Pro Seconda Divisione, fue excluido de todos los campeonatos nacionales por incumplir la normativa financiera de la liga italiana. En 2011, después de un año de inactividad, la Associazione Calcio Legnano 1913 fue fundada para coger el testigo del histórico club lombardo. que, incluso sin necesidad de adquirir el título del original Legnano, decidió continuar la historia de este asumiendo los mismos colores.

Associazione_Calcio_Legnano_1952-1953

El primer intento de establecer un equipo de fútbol representativo de la ciudad de Legnano se dió en 1906 por iniciativa de Serafino Triulzi. El segundo fue un equipo fundado en 1912 que vestía con colores “rossoneri”. Ambos intentos fracasaron, sin embargo. Los “legnanesi” tendrá que esperar al año siguiente, 1913, para tener un equipo de fútbol que llegase a afianzarse durante años en las ligas italianas y que consiguiera convertirse en el equipo que representara a la ciudad lombarda de Legnano. Los estatutos fueron escritos en el restaurante de la Liga italiana del Norte. El primer presidente fue el eficaz Aldo Visconti. El primer terreno de juego fue un campo de golf en la calle Lodi propiedad de Franco Tosi.

El equipo participa en el campeonato de la tercera categoría, terminando en el séptimo lugar en el Grupo A del Comité Regional Lombardo. Al año siguiente se situó en sexto lugar en el Grupo A para la Promoción de la Lombardía. Debido a la guerra que se avecina (Primera Guerra Mundial), cada actividad oficial que se realizaba dejó de ser practicada. Los jugadores, que no están involucrados en la contienda mundial continúan practicando el deporte e “I Lila” (“Los Lilas”, el apodo del equipo) participa en algunos torneos a cargo de los equipos afiliados a la FIGC. Varios fueron los éxitos en los diversos partidos de fútbol locales que permitieron al Legnano lidiar con equipos ya muy poderosos en aquella época como el Inter de Milán y el A.C. Milan.

images

Durante años el Legnano disputó varias temporadas en los campeonatos profesionales italianos. Allá por 1954, fue la última vez que el equipo estuvo en Serie A. El club, famoso por sus camisetas de color lila, únicas en el panorama nacional, puede presumir de haber disputado hasta 11 campañas en la máxima categoría del fútbol italiano. Su primer ascenso fue en 1921, cuando aún no existía la Serie A y el primer nivel estaba dividido en grupos regionales. Tuvo la mala suerte de descender en 1928, con lo que se perdió la primera edición del campeonato con grupo único (el formato actual de liga regular); a cambio, en 1929, tuvo el honor de ser, junto al Casale, el primer ascendido desde la Serie B. Aguantó sólo un año, y permaneció en divisiones inferiores hasta los años 50, donde vivió un par de ascensos con descensos inmediatos; de hecho, en las tres temporadas jugadas en Serie A acabó colista.

El 16 de julio de 2010, el club, debido a su inasumible deuda, fue excluido de las ligas profesionales italianas y también de todos los campeonatos nacionales. Ni siquiera era posible inscribirse en un campeonato regional de aficionados para la temporada 2010-11, a pesar de los esfuerzos por crear una nuevo club que sustituyera al clásico equipo lila. El año 2010, por tanto, marcó el fin de la existencia del equipo de fútbol original e histórico de la ciudad de Legnano.

002

Después de una temporada de parón absoluto, en la campaña 2011-12 se creó un nuevo equipo, el A.S.D. Legnano Calcio 1913 que se incorporó a la categoría más baja de la Liga de Lombardía, incluidos en el Grupo N. La nueva asociación (que no adquirieron el título federativo del histórico club desaparecido) ganó el campeonato y logró acceder a la Promoción de ascenso. Al final de la temporada 2012-2013 el equipo regresó por primera vez al Grupo A, ganando la Liga de Fomento de la Lombardía y, posteriormente conseguir la promoción para jugar en la liga Eccellenza de la Lombardía, la liga más alta de las divisiones regionales italianas, y división en la que compite actualmente.

Los tifosi de “I lilla” más apasionados se ubican en la Curva Nord del Stadio Giovanni Mari, el cual tiene una capacidad para 6.000 espectadores. El grupo ultra organizado más histórico de la denominada “Curva Nord Legnano” son los “Boys Lilla Legnano 1980”. La rivalidad más candente se tiene con los ultras del Pro Patria, dada la proximidad de las dos ciudades (Legnano y Busto Arsizio). El partido entre ambas escuadras es conocido en Italia como el “Derby dell’Altomilanese”. A menudo, los destinos de los dos equipos se han cruzado, incluso en la Serie A.

0102.legnano

Vídeo de la Curva Nord Legnano, la ubicación de los ultras lilas, los cuales no han abandonado al equipo de su ciudad en estos últimos, difíciles, años para ellos;

Curva Sud Costantino Rozzi, Ultras Ascoli

Club: ASCOLI P.F.C. 1898

Ciudad: ASCOLI PICENO (Ascoli Piceno) (50.135 habitantes).

Provincia: ASCOLI PICENO (Ascoli Piceno) (214.132 habitantes).

Región: MARCHE (Marcas) (1.546.155 habitantes).

Ascoli Piceno es una ciudad de la región de Marcas, en Italia, y capital de la provincia del mismo nombre. Su población es de 50.135 habitantes. La ciudad está situada en la confluencia del río Tronto con el torrente Castellano, y está rodeada por tres lados por montañas. Dos parques naturales se encuentran en las cercanías de la ciudad, uno en el flanco noroeste (Parco Nazionale dei Monti Sibillini), y otro en el flanco sur (Parco Nazionale dei Monti della Laga). Ascoli está bien conectada por ferrocarril con la costa Adriática y con la ciudad de San Benedetto del Tronto, y por carretera con Roma y Porto d’Ascoli.

adesivo sbn

Los orígenes de la ciudad están rodeados de misterio, pero es muy cierto que hubo presencia humana desde la Edad de Piedra y que la zona estaba habitada ya en el Neolítico por pueblos itálicos. Según una tradición que se menciona en la literatura antigua Itálica, (Estrabón, Plinio, Festo) la ciudad fue fundada por un grupo de sabinos, que fueron dirigidos por un pájaro carpintero (“il picchio”), un pájaro consagrado a Marte, durante una de sus migraciones llamada Ver Sacrum. Los sabinos se fusionaron con otros pueblos indígenas, dando lugar a los picenos, y Ascoli se convirtió en el principal centro de la zona gracias a su ubicación en la Vía Salaria, que unía las salinas en la desembocadura del Tíber con la costa del Adriático.

En 299 a.C. formó una alianza con los romanos contra los etruscos, los samnitas y los galos, y en el 269 a.C. la Civitas se convirtió en una federada de Roma. En el año 91 a.C. se rebeló contra Roma junto con otros pueblos itálicos (especialmente con los pueblos Marsi y otros del sur de la Península Itálica) y empezó una guerra. En el 89 a.C., después de un largo asedio, el general romano Pompeyo Estrabón conquistó la ciudad, matando a los líderes de la revuelta, enviando al exilio a sus habitantes.

Settembre Bianconero (Ascoli) 1

En el 88 a.C. Ascoli fue inscrita en el Fabia tribu, y sólo en el 80 a.C. finalmente fue concedida la ciudadanía romana a todas las poblaciones de la Península Itálica. En la época de Augusto, se convirtió en la capital de la quinta región itálica y más adelante, en el siglo III d.C., fue constituida como una provincia autónoma bajo el nombre de Suburcarium Piceno. Luego sigue la misma suerte, al igual que otras ciudades, con la caída del Imperio Romano.

En la Edad Media sufrió el declive económico y las incursiones de los bárbaros. Durante dos siglos estuvo bajo el dominio del Ducado de Spoleto (593-789), el cual fue un territorio lombardo independiente, hasta que cayó bajo el control de los francos, llegados a la Península Itálica con Carlos el Grande. En estos siglos, se acentúa el poder de los obispos, incluyendo Conrado II. Con el tiempo, la ciudad se arrastra en varias ocasiones en la lucha más amplia por el dominio en Europa entre los güelfos y los gibelinos.

images (3)

En 1183 la ciudad se encuentra en la denominada comunidad libre, sin embargo, conoció el saqueo y la destrucción a manos del ejército imperial de Federico II. Las libertades municipales se ven socavadas por el faccionalismo entre las familias más prominentes, como la del Señor D’Andrea Acquaviva. Durante la conquista de Ladislao I, rey de Nápoles, la ciudad será gobernada por el famoso líder militar de la Península Itálica, el Conde de Carrara, el rey le concedería el título de Virrey de Nápoles. La lucha finalmente allana el camino para gente ambiciosa, como Jailbird Malatesta (siglo XIV) que es impulsado por una revuelta, y después por Francesco Sforza, que establece una tiranía (siglo XV), que fue derribada en 1482, pero Ascoli se vio obligada a reconocer, nuevamente, la soberanía de la Iglesia.

No termina la agitación entre facciones opuestas, la cual conduce a décadas de rebeliones, masacres, saqueos, el bandidaje y el crecimiento de la decadencia. Ascoli fue anexionada a la primera república romana en 1860 y posteriormente al nuevo Reino de Italia, al que seguirá unida de ahora en adelante. Digno de mención son los acontecimientos de septiembre de 1943 en la resistencia contra la ocupación alemana de Ascoli, que han dado a la ciudad la Medalla de Oro al Valor en 2001. Una parte de la provincia de Ascoli ha sido reclamada desde hace más de un siglo por la Fermo vecina y rival, que ha perdido la capital de la región, después de la unificación de Italia. En 2004, sin embargo, la provincia de Fermo fue de nuevo creada por la República Italiana, y se estableció finalmente en 2009 debido al reconocimiento de ella por parte de la propia administración de la región de Marcas.

1172232794_f

El Ascoli Calcio es el club de fútbol de Italia, de la ciudad de Ascoli Piceno, en la región de Marcas. Actualmente juega en la Lega Pro Prima Divisione (la antigua Serie C) con el nombre, desde 2014, de Ascoli Picchio, F.C. 1898. El Ascoli Calcio 1898 se funda en 1898 con el nombre de Candido Augusto Vecchi. El equipo cambió de nombre varias veces: Ascoli Vigor (1905), U.S. Ascolana (1921) y A.S. Ascoli (1945). Finalmente, en 1971, el nombre del club se cambia por Ascoli Calcio 1898. El Ascoli Calcio ha disputado en total 16 temporadas en la Serie A, la máxima categoría del fútbol italiano.

Los ultras del Ascoli siempre han sido reconocidos por el resto de grupos ultras italianos como muy orgullosos de su ciudad, muy numerosos para el tamaño de su urbe, y siempre dispuestos para el enfrentamiento sin tener en cuenta el nombre y el tamaño del grupo rival. Los primeros grupos ultras de Ascoli Piceno se forman a principios de los años 70, época esta en la que nace el grupo “Falange Bianconera”, que en ese momento estaba rodeado de muchos otros grupos ascolanos de menor importancia; el punto de inflexión en lo que respecta a la fiebre tifoidea en la ciudad de Marcas, sucedería en 1974, el año en que el Ascoli se preparaba para competir por primera vez en un campeonato de la máxima categoría del fútbol italiano.

adesivosbn

A muy poco tiempo (unos 2 meses) para el debut de su equipo en la Serie A, y debido, entre otros, al empuje del “Presidentísimo bianconero”, Costantino Rozzi, los ascolanos, construyeron un estadio con una capacidad de más de 40.000 plazas para el debut en el campeonato, a la postre fue un gran éxito, ya que presenciaron aquel Ascoli-Torino de la primera jornada liguera, una gran multitud de ascolanos, resultando una verdadera fiesta para toda la ciudad de Ascoli Piceno (la cual, recordemos, solo tiene 50.000 habitantes, por lo que el mérito de haber llenado un estadio con capacidad para 40.000 espectadores resulta aún más sobresaliente).

En esta época se produciría el nacimiento de un nuevo grupo, que durante 31 años, sería el grupo guía y hegemónico de la Curva Sud del Stadio Del Duca de la ciudad de Ascoli Piceno. Hablamos del nacimiento de “Settembre Bianconero”, el cual aglutinó bajo una sola pancarta a todo el resto de grupúsculos ya existentes en la Curva, los cuales decidieron unirse a esta nueva realidad, que a lo largo de los años ha hecho la historia del tifo en Ascoli Piceno.

603968_100821356750667_1213856971_n

El nombre de este nuevo grupo de ultras “bianconeri” fue escogido basándose en el de unas milicias palestinas llamadas “Settembre Nero” (“Septiembre Negro”), las cuales, en esos años, a menudo, ocupaban las páginas de los periódicos del mundo debido a los atentados que cometían dentro del conflicto palestino-israelí. Los primeros años de militancia del grupo “Settembre Bianconero”, sobre todo en los partidos que jugaba en casa el Ascoli, se recuerdan por los innumerables incidentes que protagonizaban los ultras “bianconeri”, produciéndose sobre todo graves enfrentamientos contra los ultras de la Fiorentina, con los ultras del Torino, con los ultras de la Roma, con los ultras de la Lazio y con los ultras de la Ternana.

Profundamente sentida, desde los comienzos del movimiento ultra en Ascoli, es la rivalidad con los fiorentinos, los cuales se presentaron, en aquella época, en las afueras de la Curva Sud del Stadio Del Duca en su primer viaje a la ciudad de Las Marcas, muchos viejos ultras ascolanos, todavía hoy en día, recuerdan con orgullo aquella jornada, en la cual se defendió con vehemencia y contundencia la “invasión” de los ultras viola. A partir de ese día la Curva Sud se convertiría en el hogar definitivo de los ultras ascolanos (antes de ese día había ultras “bianconeri” tanto en Curva Sud, como en la Curva Nord). También a partir de ese año los desplazamientos de miles de ultras de Ascoli a Florencia, y viceversa, de miles de ultras fiorentinos al Stadio Del Duca se convirtieron en habituales, siendo partidos muy calientes en aquellos años a nivel del movimiento ultra italiano.

images (2)

En la década de los 80 las peleas con ultras visitantes eran una constante habitual en el Del Duca, por lo que los ultras ascolanos cogerían mucha fama a nivel transalpino, y siempre estarían, por tanto, en el punto de mira de los medios de comunicación y de las autoridades italianas. Otro grupo ultra histórico del Ascoli sería fundado en el año 1983, se llamarían los “Black Warriors”, y junto al “Settembre Bianconero” serían durante muchos años la columna vertebral de los “tifosi bianconeri”. En 1987, un joven ultra fiorentino fue salvajemente acuchillado por los ultras del Ascoli al lado del “settore ospiti” (la zona visitante) de Del Duca, aunque afortunadamente se las arregló para escapar de la muerte, este episodio se enclava dentro de esos partidos de máxima rivalidad, por aquel entonces, entre Ascoli y Fiorentina.

Sin embargo, el incidente más reseñable de la historia del movimiento ultra de Ascoli sucedió en septiembre de 1988. Al terminar un partido contra el Inter de Milán, uno de los grupos más respetados de la escena italiana de por aquel entonces, los “Skins Inter”, fueron obligados por la policía a salir del Stadio Del Duca montándose en un autobús, el cual, para salir de la ciudad, realizó un trayecto que pasaba al lado de la Curva Sud ascolitana, esto hizo que los ultras “bianconeri” atacaran el convoy, que los ultras interistas se bajaran del autobús para defenderse, y por tanto, que comenzará una pelea multitudinaria entre ambas facciones; el resultado final de aquel incidente supuso un duro golpe para los “ascolani”, uno de los líderes del “Settembre Bianconero”, Reno Filippini, fue duramente golpeado y murió en el hospital después de unas semanas de agonía.

138930028314847

Este hecho causó estupor en todo el mundo del fútbol italiano, y también hizo que las más altas esferas de la liga italiana se involucraran en estudiar el fenómeno de las muertes en el fútbol. Como resultado de aquel trágico incidente en Ascoli, nacieron una serie de medidas restrictivas en todos los estadios italianos. De conformidad con las autoridades y la policía, se tomaron una serie de medidas para minimizar el riesgo de enfrentamientos entre ultras opuestos, así como controlar la venta de entradas utilizando criterios más estrictos. Además, fueron eliminados los sectores mixtos en todos los estadios italianos.

También, a raíz de este incidente, al “Settembre Bianconero” no se le permitió durante años introducir su propia pancarta en los estadios. En 1994, cuando los “Boys” hacen su aparición en la escena (grupo ultra del barrio ascolano de Tofare), serán los que porten su pancarta durante 10 años en los desplazamientos de los ultras “bianconeri” a otras ciudades. Es en esa década de los años 90 cuando los de Ascoli siguen con sus numerosos incidentes con ultras enemigos, saltando a las noticias de los medios italianos por sus “scontri” habituales, destacando los que tienen con los “Pescaresi”, los “Anconetani”, los “Padovani” y con los “Bolognesi”.

img045no7

En 1999 aparece en la Curva Sud de Ascoli la pancarta de “Arditi”, nuevo grupo, bastante numeroso y representante de toda la zona del Alto Piceno. La Curva Sud de Ascoli, en el plano político, siempre ha estado de acuerdo con postulados de “derechas”, por esta razón, a partir de la década de los 00, y porque coincidían en la misma categoría después de muchos años, se vuelven muy sentidos los partidos con el Livorno, y se producen incidentes de manera regular entre los “ascolani” y los “livornesi”.

En septiembre de 2005, una rama del “Settembre Bianconero”, decidió romper con el pasado, saliéndose del grupo histórico y formando el grupo “Ascoli Piceno Ultras”. Este nuevo grupo enseguida demuestra muchas ganas, además de una mentalidad ultra muy marcada, teniendo un gran nivel de organización y realizando numerosas coreografías. Es por ello, que meses más tarde, y después de 31 años de fe ultra por el Ascoli, el “Settembre Bianconero” decidió hacerse a un lado y dejar su dominio y su centralidad de la Curva Sud al nuevo grupo “Ascoli Piceno Ultras” y desplazarse a la parte superior de la Curva.

adesivo_ascoli_Settembre_03

A partir de ese momento los “diffidati” de la Curva Sud de Ascoli empiezan a crecer considerablemente, sobre todo a partir de las nuevas leyes anti-ultras italianas, y después de unos incidentes con los ultras de la Juventus, y nuevamente, con los ultras del Inter. A finales de 2006, se disolverá el otro grupo ultra histórico del Ascoli, los “Black Warriors”, una nueva dificultad para la Curva Sud, pero que no hará otra cosa que motivar aún más a los nuevos reclutas ultras de la ciudad de Marcas. En diciembre de 2013 el histórico Ascoli Calcio 1898 desaparecería por bancarrota. Inmediatamente se crea un nuevo club que coge su testigo; el Ascoli Picchio, F.C. 1898, que jugará (y juega) en la Lega Pro Prima Divisione (la antigua Serie C). Inmediatamente, de la Curva Sud, desaparecen los “Ascoli Piceno Ultras” para dejar paso al nuevo grupo ascolano; los “Ultras 1898”.

Centrándonos en el capítulo de amistades de los “bianconeri”, el único hermanamiento oficial de los ultras ascolanos es el que tienen con el grupo “Ultras Mónaco 1994” del A.S. Monaco de la Liga francesa. Con los ultras de Mónaco hay una estrecha relación y una fuerte, aunque reciente, amistad, que hace que los ultras de los dos equipos, a menudo, se junten en diferentes actos, tanto en el Principado de Mónaco como en la ciudad de Ascoli Piceno. También es habitual que compartan grada durante los partidos de los dos equipos, o en otras ocasiones, como por ejemplo el 23 de julio de 2013, en el torneo organizado por el grupo “Ultras 1898” en memoria de los ultras “bianconeri” ya desaparecidos, al que asistieron los ultras del Principado de Mónaco.

545293_100821556750647_1384329577_n

Asimismo existe una amistad sincera con los ultras de la Reggina (de la ciudad de Reggio Calabria); con los amigos granate se tiene una relación de muchos años, la cual data, sobre todo, de los años 80 y los años 90 (hermanamiento entre “Settembre Bianconero” y el “CUCN” de los calabreses), pero muy recientemente fortalecidas, y continuadas con el grupo actual del equipo granata; los “Ultras Reggina 1914”.

Hubo también buenas relaciones de los ultras ascolanos, ahora terminadas a nivel de grupos, y solo existentes a nivel personal, con los “Granata Korps” del Torino (ahora llamados “Gruppo Stendardi”) y algunos de los miembros de “Ascoli Piceno Ultras”. También existieron buenas relaciones con los ultras de la Lazio, sobre todo en los años 70 y 80, y años después, con la existencia de un fuerte hermanamiento, que duró hasta hace una década, entre el grupo de la nord lazial “Banda Noantri” (al cual pertenecía Gabriele Sandri) y el grupo ascolano “Black Warriors”.

1173698355_f

En los años 80, la Curva Sud del Ascoli mantuvo buenas relaciones con los ultras de Verona, pero estas se rompieron en menos de solo cinco años; una parte de la Curva Sud Verona nunca vio con buenos ojos esta relación, y por lo tanto, no había aceptado de buen grado la amistad, produciéndose por parte de los veroneses numerosos cánticos contrarios a los “ascolani” al grito de “terroni” (el insulto característico de los italianos del norte dirigido a los italianos del sur, que viene a significar algo así como “hombres de la tierra”, “paletos” o “aldeanos”). Siempre hubo buenas relaciones también con los ultras de la Triestina, pero esta amistad se rompió a principios del siglo XXI, por motivos similares a lo sucedido con los de Verona.

En el caso de las enemistades históricas de los ultras del Ascoli, la mayor rivalidad de los ultras ascolanos se tiene con los ultras del Inter de Milán (después del asesinato de Filippini ocurrido en 1988), y a nivel regional (Las Marcas o simplemente Marcas) con los ultras de la Sambenedettese y con los ultras del Ancona. El Derbi entre el Ascoli y la Samb es el más encarnizado por razones obvias de proximidad geográfica entre las ciudades de Ascoli Piceno y San Benedetto del Tronto (tan solo están separadas por 39 kilómetros), las cuales pertenecen a la misma provincia. Esta rivalidad natural se ha enfriado con el tiempo porque el partido lleva 20 años sin disputarse en liga regular.

Ascoli Grosseto Lega Pro Prima Div. Gir. B 2013 2014

El conflicto histórico entre las das facciones de la provincia de Ascoli Piceno, también fue la causa de un episodio trágico en el año 1986, cuando a la salida de un Derbi, los dos grupos ultras rivales se enfrentaron, resultando uno de los jóvenes ultras “rossoblù” (de la Samb) muerto, horas después, por las secuelas de una herida de arma blanca en el abdomen. También, por motivos de rivalidad regional, y de primacía futbolística dentro de la propia región de Marcas, se tienen unas malas relaciones con los ultras del Ancona, enemistad esta, desarrollada especialmente en los primeros años 90. Otra rivalidad considerable se tiene con los ultras de Verona (como señalamos anteriormente), con los ultras del Pescara y con los ultras del Livorno (por razones políticas).

Vídeo con imágenes históricas de los ultras del Ascoli, los cuales se han ubicado tradicionalmente en la Curva Sud del Stadio Del Duca, en la denominada Curva Sud Costantino Rozzi, renombrada así en honor al que fuera presidente del Ascoli Calcio desde 1968 a 1994;

“La Samp de Mantovani y Boskov”, la Sampdoria de finales de los años 80 y principios de los 90

El 12 de agosto de 1946, en el despacho genovés del notario Bruzzone, nace oficialmente la Unione Calcio Sampdoria. El nuevo club ve la luz gracias a la unión de dos sociedades deportivas de la ciudad: la Ginnastica Comunale Sampierdarenese (1891) y la Ginnastica Andrea Doria (1895). El rojo-negro de la primera y el blanco-azul de la segunda se funden en una camiseta blu con franja blanca, roja, negra y blanca. El emblema de la ciudad de Génova va cosido en el centro del pecho, nacen los colores históricos de la Sampdoria.

Desde su fundación, la Sampdoria ha conquistado un Scudetto, cuatro Copas de Italia, una supercopa italiana y una Recopa de Europa, el único trofeo internacional que posee el club. Todos estos títulos los “sampdoriani” los lograron bajo la presidencia del romano Paolo Mantovani y bajo la dirección técnica del entrenador serbio Vujadin Boskov. La edad dorada de la Samp comienza con la llegada a la presidencia en 1979 de Paolo Mantovani. Mantovani, en quince años, llevó a la Sampdoria desde la Serie B a la élite del fútbol italiano y europeo. La presidencia de Mantovani terminó en 2002.

Sampdoriastemma

Paolo Mantovani, romano, en origen tifoso de la S.S. Lazio, se muda a tierras genovesas en 1955, cuando se trasladó desde las oficinas de la empresa petrolera donde trabajaba en la capital italiana, hacia la capital de la Liguria. El amor de Mantovani por la Sampdoria no florece espontáneamente, viene, paradójicamente, de una gran decepción con el eterno rival; el Genoa, C.F.C.. El magnate del petróleo romano, que había decidido vivir en Génova después de haber conocido la ciudad siendo niño, donde había sido ingresado en el Hospital Gaslini de una apendicitis, se acercó al fútbol genovés a través de los colores “rossoblù”: siendo abonado del “Grifone” durante dos temporadas. Sin embargo, algunas decisiones tomadas por la directiva del Genoa (por entonces el presidente “rossoblù” era Giacomo Berrino) hicieron que al final de la temporada Mantovani se decepcionara y decidiera dejar de seguir al Genoa, C.F.C..

Tiempo más tarde y después de unos años alejado del fútbol, cuando se había convertido en un magnate del petróleo genovés, Mantovani, decide coger las riendas de la Sampdoria el 6 de junio de 1979, con la sociedad “blucherciata” en Serie B. A partir de ese momento comienza la “refundación” del club, que bajo su presidencia llegaría a ganar el Scudetto por primera vez en su historia el 19 de mayo de 1991, y un año y un día después llegaría a jugar la final de la Copa de Europa en Wembley contra el F.C. Barcelona de Johan Cruyff como entrenador. Los años más existosos de la “Samp” coinciden bajo la presidencia de Paolo Mantovani, es por ello, que para los “tifosi blucerchiati” es su eterno presidente.

Mantovani05

En la década de los años 80, bajo el umbral del Calcio de la Juve y de la Roma con sus Platini, Conti, Falcao, Rossi y Antongoni, se alimentaban los sueños de grandeza de tres modestos, Nápoles, Hellas Verona y Sampdoria. Los primeros, guiados por la mayor individualidad del decenio, y los otros dos, compañeros de fatiga en Serie B, forjaron la leyenda de aquellos que en cuestión de años, pasaron de la agonía a la gloria.

Tras varios años bordeando el peligro del descenso, la Sampdoria, se había instalado definitivamente en la Serie B del Calcio. Creada en 1946, producto de la unión de dos equipos modestos de Génova, Sampierdarenese y Andrea Doria, la “Samp”, había vivido a la sombra del equipo que le daba nombre a la ciudad, el Genoa, quien presumía de ser el primer campeón italiano de la historia y donde se concentraban los poderes deportivos y sociales de la capital de la Liguria. Desde su creación, la Sampdoria, se había consolidado como un equipo de media tabla en Serie A, sin opciones reales de éxito y varios descensos a sus espaldas, pero la situación en 1979 seguía una deriva muy peligrosa para un club, acuciado por problemas económicos y deportivos.

270px-Samp81-82

Dos años antes, en 1977, la squadra “bluecerchiata”, había bajado al pozo de la Serie B italiana, y lo que en principio se advertía como una breve estancia, se estaba convirtiendo en el lugar natural para un equipo donde no se vislumbraban posibilidades de ascenso.  Sin embargo, en la historia de aquel modesto club genovés, siempre habrá un lugar para el año 1979. Paolo Mantovani, compra el club en ese mismo año, y a partir de ese momento, todo serían buenas noticias para quienes en poco más de una década pasarían del infierno de la Serie B, al reinado del fútbol italiano. El equipo con el cual se encuentra Mantovani a su llegada, es aquel donde destacan, dos nombres por encima de todos. Claudio Garella, un pesado guardameta que  posteriormente ganaría Scudettos con Hellas Verona y Nápoles, y un central sólido y de buena planta llamado Marcello Lippi, el mismo que triunfaría dirigiendo a la Juventus y a la Selección Italiana.

A pesar de no conseguir el ascenso de categoría, durante los años en Serie B, no todo eran malas noticias, y ante la situación económica del club, los fichajes fueron futbolistas jóvenes, desconocidos y procedentes de clubs modestos. Uno de ellos, un central impetuoso y elegante llamado Luca Pellegrini,  llegó procedente del Varese para convertirse en la primera pieza de la “Samp” triunfante de años venideros.Tras cuatro años en el pozo, el proyecto comenzado por Mantovani en 1979, comenzaba a dar sus frutos. Renzo Ulivieri, un polifacético entrenador sin mucha experiencia en los banquillos, excepto algún modesto como el Perugia y Vicenza, y que en un futuro sería conocido por su labor política, dirigía a una Sampdoria que en 1982, acompañada por el Hellas Verona, regresaba a una Serie A que recibía la visita de dos invitados que se convertirían en una piedra en el zapato de las grandes potencias del Calcio.

ab87-88

La idea de Mantovani en el regreso a Serie A, no fue otra, que fichar dos extranjeros experimentados y de nivel con el objetivo de ilusionar a los “tifosi blucerchiati” y guiar a los jóvenes refuerzos que llegaban a su alrededor. Liam Brady, el gran futbolista irlandés de la época, un medio creativo y elegante, procedente de la Juventus, con quien había ganado dos Scudettos consecutivos, pero que había sido perjudicado por la llegada de Platini y el talentoso atacante inglés Trevor Francis procedente del Manchester City y héroe del Nottingham Forest, bicampeón de Europa, eran los elegidos para liderar el regreso genovés a Serie A.

Junto a ellos, llegó un joven de apenas diecisiete años, llamado Roberto Mancini, procedente del Bolonia y que debía aportar gol y frescura al ataque de la “Samp”.Durante las dos primeras temporadas en el regreso a Serie A, la Sampdoria se asentaba cómodamente en la parte alta del campeonato. Renzo Ullivieri, un entrenador de transición en un equipo a la espera de nuevos retos, confeccionaba un grupo donde todos los años se incorporaban futbolistas jóvenes y hambrientos de éxito, como el central Vierchowod procedente de la Roma y el medio defensivo Pari, del Parma. Pieza a pieza, la Sampdoria, con paciencia y acierto, formaba un puzzle con diseño de Scudetto.

Sampdoria_-_Coppa_Italia_1988-1989

Los éxitos, comenzaban a sobrevolar Marassi y en 1985, llegaría el primer título de la historia del club y el comienzo de un carrusel de triunfos que tendrían su punto culminante seis años después. Moreno Mannini, un defensa marcador procedente del Como, Fausto Salsano, un dinámico centrocampista desde el Parma y el atacante de la selección sub 21 italiana, Gianluca Vialli del Cremonese, fueron las caras nuevas. Sin embargo, el nombre estrella de los llegados en la campaña 84-85 a Génova, no era otro que Graemme Souness. El escocés, procedente del Liverpool, con quien como capitán había conquistado la Copa de Europa meses antes en Roma, era testosterona, dureza y calidad en un mismo cóctel, algo que le venía de perlas en el Calcio de la época. Su fichaje venía a suplir en la organización, a Brady que había fichado por el Inter.

Todos estos futbolistas, aumentaban considerablemente el nivel de una plantilla, cada vez más cerca de los grandes. El mismo año que el Hellas Verona, se proclamaba campeón del Scudetto, la Sampdoria compañera de sufrimientos en Serie B y alegrías de ascenso a Serie A, lo hacía de la Coppa de Italia. El Milán pre-Berlusconi, que se encontraba en período de transición tras sus descensos de categoría fue el rival en una final, por aquella época a doble partido. Era un Milán, en el que ya estaban algunos futbolistas que lo harían el mejor de Europa en años posteriores. Tassotti y Baresi en defensa y Evani como interior izquierdo eran algunos de ellos. A su lado el ex-romanista Di Bartolmei, el atacante Virdis y al igual que la Sampdoria, una pareja de británicos, Ray Wilkins y Mark Hateley.

GemelliDelGol

Los jóvenes veienteañeros Vialli y Mancini, o lo que es lo mismo, gol más imaginación, comenzaban a escribir su leyenda “blucerchiata” y otorgaban el primer título de la historia al club genovés. Eugenio Bersellini, el técnico puente entre Ulivieri y Boskov, dirigió la primera Samp campeona. Mantovani llegó en 1979 con el objetivo de salvar el club y devolverlo a la élite, los primeros años en Serie A, no podían ser mejores, asentados cómodamente en la parte media alta de la clasificación y campeones de Coppa de Italia, pero cuando llegó, lo hizo con el objetivo de hacer al club un grande de Italia y 1986, sería el año que marcaría definitivamente el paso de un equipo competitivo a ganador.

Vujadin Boskov, un entrenador metódico, exigente, amante del trabajo y el fútbol contragolpeador, con amplia experiencia en equipos españoles como Zaragoza, Sporting y Real Madrid, a estos últimos los hizo campeones de Liga y subcampeones de Europa con el famoso equipo de los García, llega a la Samp, procedente del Ascoli, al que había ascendido a Serie A. Sobre la figura del serbio, se diseñará el futuro campeón de Italia.Tras varios años de aprendizaje en Serie A con futbolistas británicos, de nuevo se produce un trasvase de extranjeros, esta vez son Hans Pieter Briegel, un todoterreno alemán con una musculatura propia de un atleta, y Toninho Cerezo, un organizador brasileño procedente de una Roma que se había desprendido de él por su veteranía, los que acompañan a Boskov en su nueva aventura. También llega procedente del Bolonia, un joven portero llamado Gianluca Pagliuca.

Vujadin_Boskov

Con Boskov, la Sampdoria se convierte definitivamente en un competidor de Milán, Nápoles, Juventus e Inter. En un Calcio, convertido en una paserela de los mejores futbolistas del mundo, donde las figuras de los grandes clubs son extranjeras, Maradona y Careca en Nápoles conformando “Il Napoli di Maradona” o Gullit y Van Basten en “El Milán de Arrigo Sacchi”.

La Sampdoria se convierte en una excepción y las suyas son dos italianos, Vialli y Mancini, que al más puro estilo Graziani-Pulici del Torino, son los nuevos gemelos del gol, jóvenes que se complementan a las mil maravillas, capaces de jugar con los ojos vendados, Mancini aporta imaginación, último pase y habilidad, y Vialli, el atacante italiano de moda, es sinónimo de gol, remate, velocidad y potencia. De nuevo otro título, la Coppa de Italia del 88, en este caso contra el Torino de Cravero, Bergreen, Polster y un joven Lentini, confirman a un equipo listo para alcanzar nuevas cotas.

8990_7022004004929

El primero de ellos, no tarda en llegar y la Sampdoria, llega en 1989 a su primera final europea de la historia, la Recopa de Europa. Briegel, ha dejado su puesto en el equipo a un bregador mediocampista procedente del Barcelona llamado Víctor Muñoz y junto a el llega Beppe Dossena, un interior izquierdo que debe sumar su calidad a la de Toninho Cerezo compaginados por el trabajo de Pari y Salsano en el mediocampo genovés. Para llegar a la final, han quedado por el camino equipos como el Dinamo de Bucarest y el Malinas en semifinales. Un Malinas o Mechelen, actual campeón de la Recopa de Europa, con varios futbolistas holandeses como Erwin Koeman y Jhonny Bosman, además del israelí Eli Ohana, Trofeo Bravo en 1988 y el espléndido guardameta belga Michel Preud’Homme.

El estadio Wankdorf de Berna, es testigo de la final contra un F.C. Barcelona que acoge el primer año de Cruyff como entrenador y que tiene a la masa social revolucionada con su arriesgado 3-4-3. Zubizarreta en la portería, Alexanco como líbero, Milla-Amor, su pareja de canteranos en la manija del mediocampo, el rematador Lineker jugando por primera vez en su vida como extremo derecho y el discutido Salinas como delantero centro, son los puntos más llamativos del nuevo Barcelona. Sin embargo, la Sampdoria no llegó en las mejores condiciones a dicha final, las bajas por sanción del central Vierchowod y el lateral zurdo Carboni, más los problemas físicos del lateral derecho Mannini, el líbero y capitán Luca Pellegrini y la estrella Vialli, marcan un choque que empezó a decidirse a los dos minutos con un gol de Salinas tras gran jugada de Lineker y que se remató en una contra llevada por dos secundarios, Soler y López Rekarte, con gol de este.

samp-barcellona-1989

Aquella final, lejos de provocar una decepción, debe servir de base y experiencia para un equipo que comienza a terminar el diseño que le llevará a ser el mejor de Italia. Srecko Katanec, uno de los mejores medios defensivos de Europa, procedente del Stuttgart y Attilio “Popeye” Lombardo, un rápido interior derecho desde el Cremonese, completan definitivamente un equipo que en la temporada 1989-1990 se alzará, ahora sí con la Recopa de Europa. A ella ha llegado, gracias a su nueva victoria en la Coppa de Italia de la temporada 1988-1989, donde con Vialli-Mancini a la cabeza, arrasaron al Nápoles de Maradona. Y es que desde la llegada de Boskov, prácticamente no hay año en el cual la Sampdoria no gane un título.La principal piedra en el camino hacia la final de la Recopa de 1990 que se disputará en Goteborg, es el Mónaco en semifinales. Un equipo francés, dirigido por Arsene Wegner y que dos años antes había ganado la Liga francesa.

El guardameta Ettori, el polivalente lateral izquierdo Petit, el medio ofensivo marfileño Fofana y su pareja atacante formada por el liberiano Weah y el argentino ex del Inter Ramón Díaz, eran las principales figuras de un muy buen equipo. Sin embargo, la Sampdoria se deshizo con solvencia de los monegascos. Bajo la niebla de Mónaco, Vialli en dos ocasiones, colocaba el 2-2 que dejaba para la vuelta una ligera ventaja genovesa. En Marassi, Vierchowod, a la salida de un córner y Lombardo en un contragolpe, transportaban a la Samp, a su segunda final europea. El rival en el Ullevi de Goteborg, sería el Anderlecht, aunque esta vez, la Sampdoria, clara favorita, no iba a fallar.

roberto-mancini-sampdoria-h1n-net

Aquel Anderlecht, era un buen y sorprendente equipo que había eliminado al Barcelona y que poco tenía que ver con el actual. Su entrenador era Aad de Mos, el mismo que dirigìa al Malinas, que un año antes había disputado la semifinal de la Recopa contra la Sampdoria. De Wilde, el suplente de Preud’Homme en la selección belga, era su portero. En defensa a pesar de que tenía la importante baja del marcador izquierdo holandés Adri Van Tiggelen, destacaba la colocación y calidad de Grun. El mediocentro era el yugoslavo, ex jugador del Real Madrid, Milan Jankovic y a su derecha sobresalía el islandés Gudjhonsen, mientras en la delantera destacaba una de las estrellas belgas de la época, el habilidoso y rápido Degryse.

El partido, no tuvo más historia que un ataque constante de la Sampdoria sobre la portería belga. Mancini, Vierchowod e Invernizzi, pudieron dejar resuelto un encuentro que entre las grandes actuaciones de De Wilde y la falta de puntería de otros, llegaba peligrosamente a la prórroga. Allí, acabó la resistencia del Anderlecht. Lombardo que había entrado en la segunda parte, se convirtió en un martillo por la derecha, y Vialli, tras el único error de De Wilde en el partido y rematando de cabeza un buen servicio de su pareja Mancini, colocaba el definitivo 2-0 que daba el primer título continental de la historia sampdoriana.

Sampdoria_coppa_coppe_90-big

Sin embargo, lo mejor aún estaba por llegar.Tras el Mundial de Italia 90, el Calcio, como había sido costumbre en la última década, se convirtió en un mercadeo constante de nombres y traspasos. Skhuravy y Branco al Genoa, Mikhailichenko a la propia Sampdoria, Baggio, Julio César y Hassler a la Juventus, Riedle al Lazio, Fusi y Martín Vázquez al Torino, Aldair a la Roma, Galli al Nápoles y Grun y Taffarel al Parma fueron los más destacados.

Precisamente, aquel Scudetto 1990-1991 significó el final de la era Sacchi en Milán y el adiós de Maradona a Italia tras su positivo por cocaína.Sin embargo y a pesar que la Sampdoria, no partía como la favorita para conquistar el título, Boskov, había hecho un equipo a su imagen y semejanza con futbolistas que llevaban varios años jugando juntos, que habían llegado jóvenes al club, procedentes de modestos como Varese, Bolonia, Como y Cremonese y que habían vivido el crecimiento de un equipo pequeño a grande. A su lado, extranjeros como Cerezo, desechados por sus antiguos equipos y agradecidos por la oportunidad dada, habían formado una familia que moría por la camiseta.

sampdoria1991

Solidez, trabajo, contragolpe y definición, eran las palabras claves de la Sampdoria campeona del Scudetto 91. Pagliuca bajo los palos, asentado definitivamente como el futuro sucesor de Zenga en la azzurra, aportaba seguridad y reflejos. Mannini y Vierchowod, insustituibles para Boskov como marcadores, destacaban por su seguridad y contundencia. Cerezo, sobresalía por su elegancia y temple en un mediocampo trabajador, y arriba los dos estandartes del club, Mancini y Vialli, los gemelos del gol, imaginación del primero y remate del segundo, que se convirtió en la estrella de aquella Serie A, finalizando como máximo goleador.

Para aquella Sampdoria, el triunfo en el campeonato, radicó en las victorias en Milán, sobre sus dos principales adversarios, Milán e Inter. La primera de ellas, frente al equipo rossonero en los primeros compaces de la Serie A, significó el ascenso a la primera posición, y la segunda, frente a los neroazzurri, a falta de tres partidos, la sentencia casi definitiva.Para el Inter, el choque frente a la Samp, significaba su gran oportunidad de colocarse a un solo punto y aumentar la presión sobre una Sampdoria, inexperta en la consecución de Scudettos.

samp-lecce1

Aquel partido, frente al Inter de Trappattoni, Zenga, Bergomi, Brehme, Mathauss y Klinsmaan, reflejó las grandes virtudes de una Sampdoria que agazapada atrás y liderada por un Pagliuca que hizo uno de los partidos de su vida, parando hasta lo imposible, incluso un penalty a Mathauss, hizo de la recuperación y el contragolpe los factores que gracias a los goles de Dossena y Vialli, dejaban el definitivo 0-2 que casi certificaba el campeonato. Tras ese triunfo y la derrota del Milán en Bari, todo estaba listo en un Marassi lleno hasta la bandera para que la “Samp”, obtuviera el primer Scudetto de su historia ante el modesto Lecce.

El 3-0 en media hora, con goles de Cerezo, Mannini y Vialli daba el título a la Sampdoria y significaba la culminación de un proyecto que nueve años antes, estaba en Serie B y que en 1991 seguía la senda de modestos triunfadores que habían empezado, Hellas Verona y Nápoles. El ciclo de Boskov en la Sampdoria, concluyò, llevando al club a la cúspide europea y disputando la final de la Copa de Europa un año más tarde frente al F.C. Barcelona. Aquel partido que terminó en derrota, supuso el final de Boskov que se marchó a la Roma y la estrella Vialli que lo hizo a la Juventus. Por el camino quedaron desde 1986, 2 Coppas de Italia, 1 Recopa de Europa, 1 Scudetto y 1 Supercoppa de Italia.

Vídeo del partido contra el U.S. Lecce que haría que el equipo “blucerchiato” ganara el Scudetto de la temporada 1990-91, el primer y único título de liga en la historia de la U.C. Sampdoria;

Calcio Lecco 1912

La provincia de Lecco, situada en la región de la Lombardía a escasos kilómetros al norte de Milán, se extiende al este del Lago de Como, junto a sus aguas; la parte de Lecco se presenta frente al imponente marco de las montañas como un espectáculo de espléndidas villas en medio de parques seculares. A partir del siglo XVIII la localidad creció considerablemente con la revolución industrial, convirtiéndose en uno de los más importantes centros industriales italianos: la ciudad de Lecco es hoy capital de una provincia rica y próspera.

La ciudad goza de una ubicación única, rodeada de una naturaleza fantástica e impresionante. Entre ásperas montañas, la amplia cuenca aparece dominada por el contrafuerte de las Grigne, del San Martino y de la inconfundible cresta del Resegone, montes apreciados por artistas como Manzoni y Stendhal. Lecco es esencialmente un centro moderno que acoge más de un monumento interesante tanto antiguo, como el Puente y la Torre Visconteos, como reciente, como los edificios Mario Cereghini y Mino Fiocchi.

lecco calcio

Su fama no puede prescindir de las reminiscencias literarias de “Los Novios”, la novela más importante de Alessandro Manzoni. El descubrimiento del territorio ofrece varios puntos de atracción que forman una trama impactante: la naturaleza y su valorización, los asentamientos habitados diseminados por el paisaje y los elementos arquitectónicos, especialmente del período románico.

El Calcio Lecco 1912 es un club de fútbol italiano con sede en la ciudad de Lecco, en Lombardía. Juega en la Serie D, la quinta división del campeonato italiano. En su historia ha jugado 3 campeonatos de la Serie A, la última de ellas en la temporada 1966-67, y 11 campeonatos en la Serie B, el último de ellos en la temporada 1972-73. Nacido el 22 de diciembre de 1912 por la creación de la sección de fútbol del club de remo de Lecco, el cual se había creado el 27 de septiembre de 1895 en el Café del Teatro Sociale, el equipo tomó los colores “blucelesti” propios de esta organización. El lugar estaba en Lecco, en la Via Francesco Null.

lecco-calcio1

En los primeros años el Lecco jugó en los torneos amistosos a nivel regional, su primer campeonato oficial sería en la temporada 1920-21. En 1922 el equipo debutó en el estadio en el que juegan sus partidos en casa todavía a día de hoy, el Rigamonti-Ceppi, entonces llamado Campo Sportivo di Via Cantarelli. En 1931 el Club de Remo decidió abandonar el sector del fútbol debido a los altos esfuerzos económicos necesarios para evitar la disolución del equipo, la Asociación de Fútbol en solitario de Lecco fue creada entonces, siendo su primer presidente Gennaro Pensa.

Después de veinte años en los que el Lecco  jugó las ligas en un nivel razonable, en 1948 se convirtió en presidente Mario Ceppi, que preparó a la compañía “blucelesti” para saltar a las categorías superiores. Ya en la temporada 1952-1953 con el eqquipo en la Serie C, el equipo vivió allí hasta 1960 un período de crecimiento incesante, que culminó con el ascenso a la Serie B en la 1956-57 y la conquista de la máxima categoría (la Serie A) en la temporada 1959-1960 bajo las órdenes del entrenador Angelo Piccioli.

kxy9

Los años de la Serie A (1960-1961, 1961-1962, 1966-1967) vieron al Lecco competir con los equipos más grandes de Italia, llegando a dar alguna satisfacción a los “tifosi” de Lecco. El Lecco regresó a la Serie B en 1962 después de dos temporadas en Serie A, pero después de tres campeonatos (1962-1963, 1963-1964, 1964-1965) fue capaz de ascender por última vez a la Serie A en la 1965-1966, de nuevo bajo la dirección de Angelo Piccioli.  En este último año en la máxima categoría, el equipo sufrió todo el año en la parte última de la clasificación, pero en el último partido, y ya descendido matemáticamente, logró arrebatarle un 1-1 ante el A.C. Milan en San Siro.

Concluidas las glorias de la Serie A, dejó la presidencia Mario Ceppi después de la temporada 1972-1973. Es entonces cuando el Lecco comenzó un lento declive. Los “blucelesti” se hundieron al Campeonato Interregional y, después de varios cambios de propiedad, la satisfacción llegaría sólo a mediados de los años 90. El Lecco en la temporada 1996-1997, en el cual formaba parte el campeón del mundo Massimo Oddo, subió a la Serie C1 a través de los playoffs después de una temporada emocionante.

foto12

Los cinco años siguientes vieron al Lecco sufrir, pero también jugar buenas temporadas, como la 1997-1998, con el entrenador Adriano Cadregari. En las siguientes temporadas se salvó varias veces, incluso “enviando al infierno” de la Serie C2 a equipos de la talla del Padova y del Cremonese, quien hasta hace unos pocos años antes había disputado la Serie A. En el verano de 2002, la sociedad “blucelesti”, abrumada por las deudas acumuladas bajo la presidencia de la Torino Cimminelli y de su sucesor Belardelli (por sólo dos meses, de junio a julio de 2002), no pudo inscribirse en el siguiente campeonato de manera oficial. Ese año del Lecco en la Serie C1 estuvo bajo la dirección de Roberto Donadoni, el cual debutaba como entrenador.

Así que durante el verano, se restableció el equipo con el nombre de Associazione Calcio Lecco por el alcalde de la ciudad de Lecco Lorenzo Bodega y se inscribió en la Liga de Excelencia para la temporada siguiente. Esto fue seguido de un rápido ascenso a la Serie C2 en la 2004-2005, cuando el entonces presidente Gennaro Aprea recuperó el título deportivo del equipo, devolviendo a la ciudad los colores de una pasión que nunca se fue.

calcio-lecco-2013-2014

En 2007, el Lecco se reencuentra con la Serie C1, abandonada hace cinco años, superando en los playoffs al Pergocrema. Hubo una temporada desastrosa en C1, que se caracteriza por numerosas alteraciones en los banquillos (tres entrenadores en la pretemporada) y terminó con un nuevo descenso tras la derrota en el playout contra el Paganese.

El 14 de agosto de 2008, tras la admisión del Massese en el campeonato de Lega Pro Prima Divisione (ex Serie C1), el Lecco fue repescado lo que les permite disputar el campeonato de la 2008-2009 en la tercera serie nacional; después de la victoria contra la Sambenedettese el equipo “blucelesti” permanece en la Lega Pro Prima Divisione.

1180984773_f

Como decíamos el Calcio Lecco 1912 juega sus partidos de local en el Stadio Rigamonti-Ceppi, ubicado en la Via Don Pozzi, en el barrio de Castello, que también alberga la sede del club; llamado Campo Sportivo di Via Cantarelli en el momento de la construcción, que se remonta a 1922, en los últimos años ha sido el nombre de Mario Rigamonti y después Mario Ceppi. Antes de la construcción del estadio, en los primeros años del club se había jugado en un campo llamado Primavera, en Ponchielli.

Centrándonos en el mundo de las gradas de Lecco, la Curva Nord ha sido la curva más animosa e histórica del Stadio Rigamonti-Ceppi, los primeros grupos de “tifosi” organizados se remontan al año 1974, cuando se crea el grupo “Gli Angeli della Nord”. Con un Lecco relegado a la Serie B y unos años díficiles para la tifosería “blucelesti” la pasión de la ciudad y de sus ultras por el Lecco no se resienten. De hecho, a principios de los años 80, se produce un aumento de los militantes en la Curva Nord.

LECCO = DERBY LECCO - COMO DELLO SCORSO CAMPIONATO

El grupo “Gli Angeli della Nord” se divide posteriormente en cuatro grupos: los “Mods” (disueltos en 1999), los “Viking” del barrio de Olginate (después se fusionarían con los “Mods”), las “Brigate de Blu-celesti” y la “Vecchia Guardia” (ambos se fusionaron en la temporada 1999-2000, bajo el nombre de “Gruppo Storico”). Estos grupos de Lecco se unían en determinadas ocasiones para hacer frente a los enemigos históricos del equipo de la ciudad de Lecco. La fama en el norte de Italia de los ultras del Lecco vendría después de unos enfrentamientos, que se hicieron eco en la prensa nacional, que se producen en la “transferta” a Vigevano en la temporada 1986-87. Memorables, para la Curva Nord Lecco, fueron los desplazamientos a Seregno o, por ejemplo, a Motta Visconti, movilizando a 500-600 ultras en los trenes especiales organizados en los años 80. A día de hoy la Curva Nord Lecco sigue estando presente con bastantes militantes ultras en sus filas.

Existe una rivalidad histórica entre los ultras del Lecco y los ultras del Como, ambos equipos lombardos se enfrentan en el denominado en Italia “Il Derby del Lario”. De los años del Lecco en Serie C nacieron rivalidades con los ultras del Novara, los ultras del Vigevano, los ultras del Pergocrema, los ultras del Pro Patria, los ultras de la SPAL, los ultras del Carrarese, los ultras del Modena y los ultras del Pro Sesto. Mientras que la Curva Nord Lecco tiene una buena relación con los ultras del Monza y con los ultras del Varese.

Vídeo con imágenes de los ultras del Lecco;